LA FACTORIA DEL RITMO. Anécdotas de periodismo musical

Comparte con tus amigos

Foto_F-MHop

Fotografía por Noelia María Mata Pérez

La Factoría del Ritmo es una revista musical en Internet. Nació hace ya 20 años, en febrero de 1995, y fue la primera web en español que se dedicó a ofrecer información musical. Desde sus inicios ha dedicado una atención muy especial al Hip Hop. Su jefe de redacción, Florián Manuel Pérez (F-MHop), que también es redactor en Hip Hop Life, nos relata 5 curiosas anécdotas de esta larga trayectoria.

“En La Factoría del Ritmo damos cabida a todo tipo de música. Por ello, en estos 20 años tenemos infinidad de anécdotas de todo tipo. Algunas divertidas, otras emocionantes, alguna desilusión con algún artista que en las distanciar cortas resultó ser muy distinto a como cabía esperar, y algunos momentos realmente emotivos, como cuando algunos artistas nos han relatado etapas de su vida excepcionalmente duras, previas a conseguir el éxito.
Pero para esta amable invitación de Hip Hop Life a hacer un Top 5, voy a optar por relatar cinco anécdotas relacionadas con el Hip Hop y que yo mismo viví, todas ellas positivas y ordenadas cronológicamente”
.

1. Concierto de Def Con Dos (Avilés, 18 de noviembre de 1994).
“Aún no habíamos lanzado La Factoría del Ritmo públicamente, algo que haríamos el 3 de febrero siguiente, pero ya veníamos trabajando en ella desde hacía unos meses.
Def Con Dos era un grupo muy especial para aquel primer equipo de redacción, porque era el nexo de unión entre los gustos de todos. Yo siempre he tirado más hacia el Hip Hop, pero también había militantes del metal, el punk y el hardcore. Así, este grupo, que mezclaba todo eso, nos unía especialmente.
Yo en aquel entonces estaba estudiando informática en Gijón y tener la posibilidad de verles en directo me hacía una tremenda ilusión. Pero en aquel momento, Def Con Dos apenas eran conocidos, el resto de redactores estaban en Salamanca, mi ciudad natal, y no fui capaz de convencer a nadie para que fuera conmigo a Avilés, a ver el concierto.
La actuación cayó en sábado. Recuerdo que hacía un frío tremendo y yo confiaba en que tras el concierto, podría irme por los ‘bares de marcha’, para hacer tiempo hasta que saliera el primer autobús hacia Gijón a eso de las 8 de la mañana.
Antes y después del concierto pude estar personalmente con el grupo. Me parecieron unos tipos estupendos, superdivertidos y charlamos un buen rato. Les conté mi proyecto de hacer un ‘fanzine en Internet’, algo revolucionario en aquel momento y les estuve explicando qué era aquello de Internet y como funcionaría. También estuvimos hablando de Hip Hop. César Strawberry me contó que tenía pensado comprarse en unos días el primer disco de El Club de los Poetas Violentos, Madrid Zona Bruta, en vinilo. Y yo les hablé de un grupo que había descubierto hacía poco y me encantaban: La Puta Opepé (por aquel entonces sólo tenían una maqueta). El grupo también me contó las dificultades que tenían para lograr publicar su siguiente disco (el cual finalmente sacaron al año siguiente, se llamó Alzheimer, y les catapultó a la fama).
Tras el concierto, en el que también tocaban Lagartija Nick, y despedirme del grupo, me fui a los bares de marcha… Pero apenas encontré uno abierto, con poquísima gente, y me echaron, porque lo cerraban, antes de que pudiera terminarme la primera cerveza. Así, me encontraba en una pequeña ciudad que no conocía (su población ronda los 80.000 habitantes), a las 2 de la mañana, con todo cerrado, con un frío impresionante, y
sin un lugar donde refugiarme hasta que saliera el primer autobús: ¡6 horas más tarde!. Menudo panorama.
Para no quedarme helado comencé a pasear por las calles sin rumbo fijo y a velocidad contenida. Por suerte, a los 40 minutos aterricé en una plaza, en la que ví que había gente acampada ¡y despierta!.
Resulta que en aquel momento se estaban celebrando en toda España una serie de manifestaciones y acampadas, para revindicar que el 0,7 por cierto del producto interior bruto de los países occidentales se destinase a ayudar al desarrollo del Tercer Mundo. Y allí, en Avilés, también estaban realizando esas acampadas. Hablé con ellos y me acogieron con simpatía. Pude calentarme en una estufa de carbón que tenían encendida e incluso me invitaron a chocolate calentito. Me pasé toda la noche charlando con ellos hasta que por fin llegó la hora de coger el autobús. Al final fue una experiencia muy agradable de principio a fin, de la que guardo un buen recuerdo.”
La reseña del concierto la puedes consultar aquí (http://www.lafactoriadelritmo.com/fact1/c_def.shtml).
Def Con Dos, “Acción Mutante” (tema del disco “Armas Pal Pueblo”, 1993)
.

2. Concierto de Jazz Two (1998, Santander).
“Entorno al mes de noviembre de 1998, no he podido localizar la fecha exacta, tuve la oportunidad de entrevistar al grupo Jazz Two antes de un concierto que iba a dar en Santander, en un pequeño pub llamado ‘Up’
En aquellos momento el Hip Hop español había comenzado a despegar, pero estaba muy lejos de alcanzar la popularidad que años más tarde lograría. Jazz Two era un dúo formado por Dave Bee y Dobleache, a la postre, el director de Hip Hop Life.
El grupo era una de las formaciones punteras del momento. Proponían un Hip Hop muy elegante, fuertemente inspirado en el jazz, y con letras reflexivas. Eran un contrapunto al ‘hardcore’ de El Club de los Poetas Violentos, que en aquel momento eran lo más de lo más y el grupo más conocido.
Jazz Two había logrado el reconocimiento dentro de la escena con sus maquetas, sobre todo con la segunda ( Modus operandi modus vivendi, 1996), acaban de publicar un maxi (‘Pura coincidencia’, 1998), y estaban a lanzar su primer álbum ( Nomon, 1998). Eran los más ‘cool’ y muchos esperábamos grandes cosas de ellos.
Me apetecía mucho verles en directo y entrevistarles era todo un ‘puntazo’ para La Factoría del Ritmo. Fui a la prueba de sonido, les propuse la entrevista y aceptaron encantados.
Recuerdo que me fui con ellos al lugar donde se habían alojado. Una modesta pensión cercana a la sala del concierto, en una habitación compartida por los dos MC’s, mientras en la habitación de al lado estaban los miembros del grupo que les acompañaba en aquel concierto: los por entonces totalmente desconocidos, Pacto entre Castellanos.
Hicieron una merienda-cena mientras respondían a la entrevista: comieron unos bocatas de mortadela, acompañados con unas latas de refresco.
Por aquel entonces ya existía el bulo, reforzado en los siguientes años, de que dedicarse a la música Hip Hop daba ‘mucha pasta’, y que los grupos se forraban con los conciertos y vendiendo discos. Pero allí palpé la realidad. Los grupos tenían un infinito amor por el Hip Hop y estaban dispuestos a darlo todo por la música. No había glamour, ni pasta a raudales, había ilusión y pasión por la música, nada más (y nada menos).
Si alguien duda de que esto fuera algo puntual, porque Jazz Two finalmente no llegaron a ser ‘superfamosos’, que eche un vistazo a las anécdotas que en ciertos momentos han
contado SFDK, Violadores del Versos u otros muchos grupos sobre sus inicios: cenas con galletas, noches al raso y conciertos donde perdían dinero.
En aquellos momentos era una locura que un grupo pensara seriamente que el Hip Hop en España podría darles “fortuna”, pero creyeron en sus sueños y unos pocos, los más resistentes a las adversidades, llegaron muy lejos. ¡Bravo por ellos!”
Podréis leer aquella entrevista aquí (http://www.lafactoriadelritmo.com/fact7/entrevis/jazztwo.shtml)
Jazz Two, “Lo esperado” (tema del disco “Nomon”, 1998)
.

3. Concierto de Orishas (Santander, diciembre de 1999).
“Orishas son el grupo de rap cubano que más fama ha logrado a nivel internacional. Publicaron cuatro álbumes y un recopilatorio, llegaron a alcanzar muy buenas ventas y un gran reconocimiento, siendo nominadas varias veces en los Grammy y en los Grammy Latinos, con dos galardones conseguidos. Pero en 1999 apenas los conocía nadie. Uno de los redactores iniciales de La Factoría del Ritmo, Jorge Ezquerra (una de las personas que más sabe de música que jamás he conocido), me había grabado una cinta con su primer disco y me los recomendó especialmente. Los escuché con atención y aquel disco era realmente especial. Tenía una excepcional producción musical (obra del francés Niko Noki), llena de influencias de la música tradicional cubana, y la voz de Roldán, haciendo unos estribillos directamente conectados con el son, marcaban la diferencia. Los tres MC’s del grupo aportaban unas rimas competentes, en la que describían algunos aspectos de la vida en la isla y sus ilusiones por conseguir grandes metas.
Cuando supe que actuaban en Santander, en el pub ‘Rocambole’, me fui con la grabadora a media tarde, para proponerles la entrevista mientras preparaban el escenario y hacían las pruebas de sonido. El grupo aceptó amablemente y me pasé un buen rato hablando con ellos, sobre todo con Liván y Roldán.
El concierto estuvo muy bien, aunque había poca gente. A los cuatro cantantes les acompañaba un DJ y un percusionista.
El caso es que, en pocos meses, Orishas pasó de ser un grupo totalmente desconocido, que nos gustaba a unas pocas personas con inquietud para buscar propuestas innovadoras, a empezar a ser superconocido, colándose en el circuito de las radiofórmulas, las televisiones y los conciertos multitudinarios.
Al año siguiente de aquel concierto y entrevista, en el 2000, el grupo estaba participando en una gira organizada por Bacardí, con varios grupos y artistas de éxito actuando en ciudades de toda España. Yo en aquellos momentos estaba colaborando como voluntario en Protección Civil del Ayuntamiento de Santander y me asignaron cubrir precisamente ese concierto.
El evento era en la Plaza de Toros de la ciudad, estaba hasta los topes y también actuaban varios artistas pop y dance de la época, la verdad es que no recuerdo quienes eran. Ver allí Orishas me resultó algo extrañísimo. Hacía pocos meses les había visto en un pequeño pub, les consideraba un grupo underground, y ahora estaban delante de un montón de público, al que nos le interesaba el Hip Hop y coreaban sus canciones con entusiasmo.
Liván ya había dejado el grupo y el gran protagonista del espectáculo fue Yotuel (quien luego se haría famoso en España por su participación como actor en ‘Un paso adelante’). El tipo estaba fortísimo y tenía una musculatura espectacular. Se pasó gran parte del show haciendo bailes insinuantes, para deleite de las féminas presentes que chillaban como locas, y era imposible no darse cuenta, aún en la distancia, de que tenía
un miembro viril descomunal. Algo que llevaba aún más a las féminas al éxtasis y el griterío por momentos resultaba ensordecedor.
¡Uf!, que bochorno. Un grupo de Hip Hop tiene la oportunidad de llegar a otros tipos de público, lo contemplo con expectación y me encuentro con aquello…
Curiosamente cuando el espectáculo terminó y yo andaba por allí recogiendo camillas y material diverso, me crucé con el grupo, que para mi sorpresa me reconocieron. Creo que fue Roldán, el que me saludó, avisó al resto del grupo y les recordó… ‘¡fue el primero que nos entrevistó!’ (debí ser quien les hizo la primera entrevista en su carrera). Se acercaron y me abrazaron entusiasmados. Os podéis imaginar la sorpresa de las personas de mi alrededor, especialmente de mis compañeros de Protección Civil y especialmente de las compañeras… Aquellos tipos que hacía un rato estaban en el escenario, con aquel chicarrón tan descomunal entre ellos, se dedican a abrazar supercontentos a un compañero, que por lo demás pasaba bastante desapercibido.
La situación fue bastante graciosa y agradecí mucho el gesto, por acordarse de alguien que les había apoyado cuando aún eran desconocidos. Pero lo mejor es que Yotuel, sin que yo le preguntara por el asunto, me enseño el secreto de su miembro descomunal. Resulta que me mostró un péndulo y me explicó que se lo colocaba debajo del pantalón enganchado con un imperdible. Al llevar el pantalón un poco suelto y bailar, el efecto resultante lograba volver loco al público femenino… ¡Curioso!”
Aquí podéis leer aquella primera entrevista: http://www.lafactoriadelritmo.com/fact10/internac/orishas.shtml
Orishas, “A lo cubano” (del disco “A lo cubano”, 1999)
.

4. Festimad (2001, Móstoles, Madrid).
“Muchos de los que hoy hacemos Hip Hop Life estuvimos en un proyecto editorial anterior. Fue la revista Hip Hop Nation, que tuvo tres etapas. Yo estuve en las dos primeras, hasta que hubo un cambio total en el equipo de redacción y todos nos volcamos en crear Hip Hop Life.
La revista Hip Hop Nation nació en el año 1999, creo que en primavera, y yo empecé a colaborar a partir del número 3. El director de aquella primera etapa fue Curro Herrera, un tipo fantástico, que tuvo la iniciativa de fundar la primer revista en papel sobre Hip Hop en España, la cual se vendía en kioskos de todo el país y también se llegó a distribuir en varios países de Sudamérica.
En el año 2001 la revista ya tenía dos años de existencia y se había logrado ganar un hueco importante en nuestra escena. Curro y yo teníamos muy buena relación, pero nunca nos habíamos visto en persona. La sede central de la publicación estaba en Málaga y yo vivía en Santander. Cuando supimos que ambos íbamos a cubrir el Festimad de 2001, él para Hip Hop Nation y yo para La Factoría del Ritmo, vimos que era la ocasión perfecta para conocernos en persona.
En aquellos tiempos no se había extendido el uso del teléfonos móviles, por lo que hablamos unos días antes por teléfono ‘fijo’ y quedamos justo a una hora en un punto en concreto. Imagino que a cierta hora en las taquillas o en algún punto similar fácil de encontrar.
Pues allí, donde quedamos, estuve con mi compañero Jorge Ezquerra, muy puntuales. Esperamos un buen rato y no dimos con él. Ciertamente era difícil, no nos habíamos visto nunca en persona, y aquello estaba a tope de gente. Desistimos y nos fuimos a disfrutar de los conciertos.
Varias horas después, tras haber visto unas cuantas actuaciones, mi compañero y yo decidimos irnos a tomar algo para descansar y refrescarnos. Nos pusimos al final de
una larga cola, en uno de los muchos chiringuitos y de repente, escuché detrás de mí una voz conocida. ¡Era Curro Herrera! No me lo podía creer. Miles de personas, un buen número de filas para comprar bebida, y justo coincidimos en la misma y uno a continuación del otro. Le saludé y también me reconoció al instante por la voz.
Nos unimos mi compañero y yo a la cuadrilla con la que él iba y vimos unos cuantos conciertos juntos. Tuvimos ocasión de charlar un buen rato y también nos presentó a un buen número de gente, entre la que estaba Félix Martín, con quien muchos años más tarde he tenido ocasión de colaborar muy estrechamente, pues fue el director de la revista Soul Nation, donde fui redactor, y es uno de los principales promotores de Hip Hop Life.
Curiosamente, al día siguiente uno de los conciertos fue de Orishas, compartiendo escenario con Roots Manuva, y con un espectáculo bien adaptado a un público interesado en el Hip Hop, con lo cual me percaté que Orishas eran muy hábiles, adaptado su show al público asistente en cada momento (puedes estar de acuerdo o no con la ética de esa estrategia, pero desde luego visto con perspectiva y teniendo en cuenta el éxito que alcanzaron, les dio muy buenos resultados).”
Puedes leer la crónica de aquel Festimad 2001 aquí (http://www.lafactoriadelritmo.com/fact11/repor/festimad.shtml).
Roots Manuva, “Jungle Things” (tema del album “Brand New Second Hand”, 1999)

5. Actuación de Public Enemy en Festimad (2003, Móstoles, Madrid).
“Para muchos de los que nos enganchamos a la cultura Hip Hop en los 80, Public Enemy es un grupo simbólico. Su música, su mensaje, su estética, todo en ellos es único y especial.
Tengo un magnífico recuerdo de mi trabajo cubriendo el Festimad del año 2003 para La Factoría del Ritmo porque lo hice junto a Félix Vera, mi compañero en el liderazgo de La Factoría del Ritmo (quien poco después se iría a vivir primero a Austria y luego a Australia). Tuve oportunidad de conocer a un montón de gente, ver unos conciertos fantásticos, y encima asistí por primera vez a una actuación de Public Enemy.
En aquellos años, Public Enemy estaba un poco de capa caída y aunque me hacía ilusión verles en directo, también tenía cierto temor de que no alcanzaran mis expectativas. Y teniendo en cuenta que para mí eran, y son, un mito, eso iba a ser duro.
Pero hubo suerte y dieron una actuación magnífica. Se presentaron con una banda de músicos, algo que hoy en día ya es sabido por todos, pero en aquel momento fue una sorpresa y me temí que se hubieran reconvertido al rap-metal (un estilo que me gusta, pero que a ello no les hacía ninguna falta ese cambio). Pero no, simplemente los músicos le daban más chispa al concierto, pero seguían sonando a ellos y manteniendo toda su esencia. Fue fabuloso.
En el concierto sucedió algo curioso que no pasó desapercibido. En un momento de relax, en el que Flavor se quedó sólo junto a DJ Lord, apareció un chico muy joven rimando en Español. Era H Barriga, hoy conocido como Hector Guerra y unos de los principales impulsores del grupo Pachamama Crew. Pero en aquel momento era un completo desconocido. Lo hizo muy bien.
Tras las actuaciones, hubo varias sesiones de DJ’s de diversos estilos. Una de ellas estaba protagonizada por DJ Lord. Acudimos a ella y estuvo muy bien. Pero lo mejor fue que nos pasaron dos pequeños acontecimientos para no olvidar. Uno fue que volvimos a ver a aquel MC que había rimado en el interludio de Public Enemy, nos acercamos, estuvimos charlando con él y le propusimos una entrevista, que hicimos por correo electrónico unas semanas más tarde. Así fuimos los primeros entrevistar a un
artista que años más tarde se ha convertido en un gran MC, reconocido tanto en nuestro país como en muchos países de Sudamérica (la podéis consultar aquí: http://www.lafactoriadelritmo.com/fact16/futuro/hbarriga.shtml).
El otro, aunque es una simple anécdota personal, y apenas duró unos instantes, para mi fue algo realmente muy especial. El caso es que nos cruzamos con Flavor Flav al subir una escaleras y con mi cutre inglés, nivel ‘Ana Botella’, le dije algo como ‘I’m a Public Enemy great fan. Your music is fantastic and inspires me!’. Él me miró, me soltó un ‘yeah!’, y me chocó los cinco. Para él sólo sería un fan más, como los muchos con los que se cruzará en cada concierto, pero en mi caso, siendo un seguido acérrimo de su grupo, es algo que me hizo muy feliz y que siempre recordaré con ilusión y una sonrisa”
La crónica de aquel Festimad 2003 la podéis leer aquí (http://www.lafactoriadelritmo.com/fact15/repor/festimad.shtml).
Y aquí podéis ver un trocito de aquel concierto, el 31 de mayo de 2003, subido por algún fan a YouTube:

Y con esto termino mi Top 5 de anécdotas periodísticas de La Factoría del Ritmo, relacionados con el Hip Hop. Agradezco mucho a la redacción de Hip Hop Life la oportunidad de haber compartido con todos vosotros estos buenos recuerdos. Espero que os haya hecho pasar un buen rato. Y recordad, lo mejor de la cultura Hip Hop es que sirve para hacernos felices, no importa las expectativas de éxito (dinero o reconocimiento), que es algo muy difícil de conseguir, depende en gran parte del azar y ni tan siquiera es esencial. Lo importante es que nos ayuda a ser mejores personas, desarrollar todo nuestro potencial creativo y conectar con otros aficionados que tienen inquietudes parecidas a las nuestras. Seas MC, DJ, escritor, beatmaker o te dediques a algunas de las labores complementaras (técnico de sonido, organizador de conciertos, periodista musical, etc.), si mantienes la ilusión, aunque las facturas las pagues con otro oficio, el Hip Hop estará aportando algo muy grande a tu vida. Hasta la próxima.
F-MHop.

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada viernes o sábado en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.