Analizamos tema por tema el nuevo disco de Kendrick Lamar: ‘To Pimp a Butterfly’ (Parte 2)

Discos | | |1 comentario |

Comparte con tus amigos

kendrick-lamar-to-pimp-a-butterfly-booklet-min

Proseguimos con el análisis corte a corte de ‘To Pimp a Butterfly’, el nuevo y esperado disco de Kendrick Lamar. Si no leíste la primera parte del análisis, puedes hacerlo aquí. La última canción que revisamos fue “Momma”, así que vamos ahora con el décimo corte del álbum, afrontando ya la recta final.

10 “Hood Politics”: Esta canción es la que más nos puede remitir por su temática a las que conformaron su anterior disco. Una especie de “estado mental Compton” con el que Kendrick se remite a la época en la que el barrio era todo lo que tenía. Quizá sea el tema más flojo de la segunda mitad del disco, aunque ello no impide que tenga algunas frases potentes.

11 “How Much A Dollar Cost” (ft. James Fauntleroy & Ronald Isley): Tremenda canción, de las mejores del disco, con la que Kendrick da muestras de su talento para el storytelling. Aquí nos narra el encuentro, en una gasolinera, con un vagabundo que le pide limosna. “¿Cuánto cuesta un dólar?”, se pregunta Kendrick, y la respuesta la encontramos en el amargo final de la canción, donde también descubrimos la verdadera identidad del vagabundo.

12 “Complexion” (ft. Rapsody): Este tema y el siguiente retoman la temática racial que ya iniciara con “King Kunta”. Con una envoltura poética, Kendrick nos recuerda que el color no importa, antes bien, que la diversidad es lo que hace especial al ser humano. Colabora Rapsody, luciéndose en su estrofa, como es habitual en ella.

13 “The Blacker The Berry”: Fue el segundo single de adelanto del disco, y se trata también de una de las mejores canciones del álbum. Kendrick sigue abordando cuestiones raciales, esta vez con un tono mucho más crudo. Cada una de sus estrofas la arranca con el verso “Soy el mayor hipócrita de 2015”, una frase enigmática que cobra sentido al final de la canción. Inspirado, entre otras cuestiones, por el asesinato del joven Trayvon Martin, Kendrick se pregunta cómo es posible llorar por su muerte, si luego formas parte de una banda y tú mismo has matado a alguien de tu comunidad.

14 “You Ain’t Gotta Lie (Momma Said)”: Dentro de las interpretaciones que se puedan sacar de esta letra, podríamos simplificarlo todo en un concepto sencillo: el de ser genuino, original, no fingir ni aparentar ser lo que no se es. No es el corte más inspirado de Kendrick, pero por la atmósfera cálida y reposada de la instrumental, resulta agradable escucharlo.

15 “i”: Canción bailonga y funky cuyo videoclip pudimos ver hace unos meses como primer adelanto de este disco. Después de varios cortes introspectivos, amargos, agridulces, melancólicos, Kendrick rompe la baraja con esta canción, luminosa y positiva, con la que cierra muchas de las dudas y de las comeduras de tarro que le asolaron durante todo el álbum. Curioso, por tanto, que se utilizara como primer single de adelanto, ya que es casi como si, a modo de adelanto de un libro, publicaran el último capítulo. Claro que, al ser con diferencia el tema más radiable, tampoco es de extrañar que lo escogieran por su potencial comercial. El tema finaliza con una a capella en la que Kendrick propone una curiosa conexión entre las palabras “nigga” y “negus”, que se pronuncian igual en inglés, esta última procedente de Etiopía y que significa “emperador” o “regente”.

16 “Mortal Man”: Como broche final, Kendrick se marca esta canción en la que cita a diversos grandes líderes, como Mandela o Luther King. Lo más interesante, sin embargo, lo encontramos en el puente: “When shit hits the fan, is you still a fan?”. Una frase con la que lo que viene a decir es: “si las cosas se ponen feas, ¿seguirás apoyándome?”. De este modo, se acuerda, por ejemplo, de Michael Jackson, ídolo de masas que acabó cayendo en desgracia cuando se le empezó a investigar por supuesta pederastia. Pero ahí no acaba todo. Al concluir la canción en sí, Kendrick finaliza el poema que llevaba recitando de forma fragmentada a lo largo del álbum, añade otra texto en el que profundiza en la idea de la oruga que se convierte en mariposa y, como colofón, incluye fragmentos de una entrevista que grabó 2Pac para un programa de radio, intercalando las respuestas con preguntas de su propia cosecha. El resultado es curioso, y sirve para comprender hasta qué punto 2Pac ha sido, y es, una enorme inspiración para el joven MC de Compton.

Y así concluye ‘To Pimp a Butterfly’, un disco que sigue la estela marcada por su predecesor, ‘good kid, m.A.A.d city’, pero que ni mucho menos se puede considerar continuista. Kendrick ha dado muestras en él de una enorme madurez, tanto a nivel lírico como musical, exprimiendo aún más si cabe el carácter orgánico de sus composiciones y fortaleciendo sus nexos con la música negra. Pese a la buena acogida que está recibiendo por parte de casi todos los sectores del público, no es un disco sencillo, de esos que se engullen a toda prisa mientras estamos pensando en qué vamos a poner después en nuestro reproductor. Requiere paciencia y atención por parte del oyente, ya que estas canciones pueden aportar mucho si no nos quedamos en su superficie. Personalmente, sigo prefiriendo el ‘good kid, m.A.A.d city’ a este ‘To Pimp a Butterfly’, pero no cabe duda de que Kendrick aún tiene muchísima creatividad que ofrecer a su público, y que ha conseguido estar a la altura de las enormes expectativas que había generado su segundo trabajo en formato profesional.

Comparte con tus amigos

One Comment

  1. Y sin olvidar las colaboraciones que hace y ha hecho.

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada viernes o sábado en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.