Juancho Marqués & ElHombreViento. “El lado humano de las cosas” [Entrevista]

Comparte con tus amigos

Entrevista Juancho Marqués ElHombreViento

Y de repente aparece, vislumbras el oasis en el frenesí de lo desechable. Eso es “The Blues”, la excepción de pararnos a pensar mientras todo lo demás parece invitarnos a seguir el ritmo del “no disfrutes, sigue”. Juancho Marqués y El Hombre Viento parecen haber entendido las normas del juego, porque lo bonito de la cima no es la cumbre, si no el momento de mirar atrás y sentirse realizado.

Texto por Pablo Izcue · Fotografías por ElHombreViento y archivo

EMOCIONES DE PARTIDA

Hip Hop Life Magazine: Una de las cosas más curiosas de este disco es el punto de partida. Personalmente me plantaba ante el primer track con la incertidumbre de si merecería la pena. Amé “Domenica” por la manera de poner el corazón del revés cada 3 minutos, y aunque soy consciente de que esto es otra historia, quería volver a sentirme de todo menos entero gracias a la magia de la música, de vuestra manera de hacer las cosas. La respuesta me la guardo, aunque sea evidente, para mí, pero a modo de resumen… ¿Qué incluiría la sinopsis de este disco si la tuvierais que realizar vosotros? ¿Cómo definiríais “The Blues”?

Juancho Marqués: The Blues sigue teniendo mucho de Domenica, es parte de mi esencia a la hora de escribir. Exceptuando mi infancia, nunca he sido un gran lector y sigo a pocos escritores, pero los pocos que leo comparten el mismo aire decadente que contenía nuestro anterior disco. Todo el mundo que haya leído a Miguel Hernández o Ángel González, sabe que hemos hecho referencia a ellos en nuestras canciones. En The Blues también dejamos referencias a Panero, por ejemplo.

Seguramente la mitad de los temas de nuestro nuevo disco van por esa línea, sólo que como solemos decir, a la otra mitad del disco le hemos subido el pitch, con la intención de no caer en lo mismo. Nos gusta variar y cambiar, darle algo distinto a la gente. En cada cosa que hacemos intentamos dejar algo diferente a lo anterior.

El Hombre Viento: Un salto al vacío. Agua. Un compendio de estados de ánimo.

Creo que lo que acabo de decir define bien mi visión sobre este trabajo. Somos conscientes de que nunca un trabajo es igual al su predecesor… pero desde el sentido compositivo y desde el acabado formal, esto ha significado una aventura, un camino que Juancho nunca había explorado.  Sería absurdo limitarnos a trabajar en un bucle (aún a sabiendas de que funciona)… y ese aspecto innovador, ese giro musical que queríamos que tocara todas las emociones, (desde la tristeza de Birthday a la euforia de Mira), se ha unido al sentimiento de nervio y dudas de crear desde cero y llevar a buen puerto un proyecto de estas características, partiendo de un recorrido grupal previo de un relativo éxito.

HHL: Lejos de la cotidianidad de las entrevistas referidas a discos, me gustaría llegar a aspectos personales de la misma manera que vosotros tratáis de conseguir que la música sea terapia. En este disco ya habéis dejado vuestra huella más personal como quien deja una ofrenda. ¿Qué habéis dejado cada uno de vosotros en este “The Blues”? ¿Os sentís en este momento, reconfortados?

JM: He dejado todo mi dinero, que no es mucho, pero me ha supuesto un esfuerzo personal grande. He dejado mi tiempo, mucho tiempo, el cual además valoro por encima de la pasta. Hay dos formas de ver la música, una es la más bonita de todas que son los inicios, todos esos momentos que te llenas de primeras veces.

En el momento en el que decides profesionalizarlo estás jugándote todo a una carta, porque intentar vivir de la música requiere de una dedicación exclusiva. No voy a aburrir al lector con las cosas que hemos tenido que hacer para llevar a cabo todo esto, pero ciertamente el porcentaje de tiempo que le dedico a escribir a día de hoy es lo que menos con respecto a todas cosas en las que tuvimos que trabajar para este proyecto. Un verdadero coñazo, vaya. En uno de los días de máximo estrés que tuve, conté más de 60 llamadas atendidas en un mismo día. Pero bueno, que es lo que hay . No conocemos otra forma para intentar hacer algo en condiciones que currar y currar. La opinión última del oyente no la podemos controlar, pero sabemos que cuando lo das todo por algo es más fácil que las cosas te vayan bien.

En cuanto a lo segundo, aún es pronto para sentirme reconfortado. Soy una persona bastante precavida y no me gusta celebrar un trofeo que no tengo en la mano. Soy consciente de que el posicionamiento que tiene el nombre de Suite Soprano tras el trabajo de todos estos años, es mayor que el de este proyecto, las cosas necesitan un tiempo para madurarse. Veremos cómo lo recibe la gente. Lo que si ha sido gratificante es habernos marcado tantos objetivos con el disco y haber sido capaces de sacarlos todos adelante. Una vez está todo listo, sólo queda ver cómo van los conciertos, ‘el monstruo final’.

EHV: Para mí, el confort viene dado por escuchar a un buen amigo cantar sobre mi música. Yo tengo un recorrido individual como cantante sobre mis propias composiciones y con Juancho, a fuerza de trabajar con él desde 2008, he aprendido (paralelamente a mis trabajos en solitario)  a componer para otros cantantes. Es muy satisfactorio que la amistad quede reflejada en la música. Es gratificante modificar tus creaciones para que funcionen como una máquina bien engrasada junto a la visión de otro intérprete.

HHL: El disco suena a vosotros, tanto a Juancho como a Hombre Viento. Parece que os compenetráis bastante bien en lo musical. La duda de alguien que no os conozca personalmente mira hacia los momentos en los cuales los micrófonos y los aparatos están lejos de vosotros. ¿Qué valoráis más el uno del otro? Sería interesante que intentarais poner ese tipo de sensaciones por escrito. ¿Os animáis?

JM: De Jere valoro muchas cosas. Lo valoro como a un hermano, creo que ambos compartimos la misma visión. Cuando discutimos, que con la carga de estrés de The Blues era tan normalizado como habitual, discutimos tan fuerte como discuto con mis propios hermanos. Cuando se nos olvida, se nos olvida tan rápido como se me olvidan las discusiones con un hermano. A un hermano no eliges quererle, le quieres y ya está. Eso me pasa con él. Me alegro de estar viviendo todo esto con él, se lo merece más que yo.

Otra cosa que valoro es la capacidad que tiene para salir adelante de cualquier situación y de buscarse la vida. Sabe hacer tantas cosas que sabe que no se va a morir de hambre nunca. Y todas ellas las ha conseguido sólo, es una persona hecha a sí misma.

Le valoro porque que ha sido una persona decisiva en mi vida, en lo que me he convertido como artista y en lo que soy como persona. Me ha influenciado en muchos aspectos, seguramente de ninguna persona aprendí tanto.

Hay dos cosas ciertas en Jere: Una, que como te de una hostia no te levantas más; y dos, que es un buen tipo. Eso lo sabe todo el mundo que le conoce.

EHV: Yo a Juancho lo quiero y lo detesto como a un hermano pequeño. Depende del día. Es buena persona. Tras una vida llevándome decepciones terribles con cientos de personas, creo que las cosas sencillas te hacen grande. Una buena persona es algo aparentemente pequeño y fácil de decir…  pero muy complejo de encontrar.

Es un desastre organizativo que va mejorando con los años. Cuando discutimos nos mandamos a la mierda con una velocidad increíble, son cosas que tiene la amistad. El resto, (su nivel lírico y esas cosas que convierten a la música en un absurdo expediente curricular), no me interesa mucho. El tipo es brillante (uno de los mejores que he oído), pero conozco a muchas personas brillantes e imbéciles con las que jamás trabajaría … y Juancho además es un buen hombre, por eso ideamos proyectos mano a mano desde hace 8 años.

Entrevista Juancho Marques El Hombre Viento 2

ÍNTIMA ACTUALIDAD

HHL: Juancho, eres uno de los hombres de moda en la actualidad del panorama, es imposible negarse ante ello. Me parece curioso porque parece que lo has conseguido desde la introspección, desde lo íntimo. Te sinceras tanto ante el papel que a menudo puede parecer que ya no queda nada de ti, que escucharte es conocerte. Sin embargo, yo creo que no es así. ¿Qué hay de Juan en Juancho y viceversa?

JM: Sinceramente yo no me siento tan de moda, pero aprecio que lo sientas así.

Siempre he sido una persona de darle muchas vueltas a las cosas, analítico y escéptico. Y sobre todo observador. Seguramente estudiar sociología me ayudó a comprender muchas cosas sobre la idea de mi mismo,  me liberó de muchos prejuicios. Te ayuda a no dar por naturales las cosas, a buscar el porqué los humanos hacemos lo que hacemos.

Tus genes te condicionan, pero tu entorno te determina.

Relacionando esto con el rap, lo digo porque tengo la sensación de que se adoptan constantemente patrones de conducta que no son de nuestra cultura, son mera imitación. Y eso se nota. Y lo sé porque también me ha pasado a mí, no hablo por los demás.

Cuando eres un chavalito eres una esponja, y reproduces todas las cosas de los artistas que tienes como referencia. En mi caso llegó un momento de mi vida que me di cuenta de que pareciéndome a según quién sólo estaba haciendo el idiota. Para dentro me dije, ahora me toca a mí, quién quiera que me siga. Desde entonces intento ser siempre auténtico. Te podrá gustar más o menos como soy, pero a día de hoy me reconozco en todas las canciones que hago, y me siento orgulloso de eso.

Y me da igual el juego este del rap, no tengo que competir ante nadie. Escribo pensando en personas, no en raperos.  Se lleva hablando durante años sobre lo que es ser real, y para mí eso no son es adquirir patrones de conducta que veo en el último videoclip yanki, aunque me mole.

HHL: Una de las particularidades de este disco es el aspecto meramente musical. El Hombre Viento hace que dejemos de centrarnos en bombos y cajas para permitirnos hacer un viaje por el savoir faire de alguien que derrocha música por los cuatro costados. Estás a otra onda en cuanto a lo común del panorama. ¿Qué les dirías a todos aquellos que dicen que el Hip Hop no debería evolucionar para no perder la esencia?

EHV: Agradezco muchísimo tus palabras, me alegra saber que lo que hago le gusta a alguien. Por otra parte… a mí los debates sobre rap no me interesan mucho. Hago música. Intento hacerlo bien… en ocasiones lo consigo y en otras no. Los debates filosóficos sobre el 4×4 no me despiertan ninguna emoción.  Yo entiendo el hecho de crear como algo cultural, como algo que trasciende tu propia existencia. Tengo 34 años recién cumplidos y me he pasado una buena parte de mi vida discutiendo sobre tonterías..  hablar sobre tonterías me fascina, pero perder el tiempo me jode terriblemente. Y hablar con según que tontos, es perder el tiempo. En el Hip Hop de este país hay un montón de discusiones rancias sobre que es el rap, que no, convirtiendo a la música de este género en una especie de absurda metafísica de mercadillo sobre algo que no da para tanto. Yo creo que todo eso denota un terrible aburrimiento.

HHL: Hablamos de nuevo de la evolución del panorama, y es que parece tener miedo a lo sensible. Cada vez más parece que los artistas intentan alejarse del mensaje para centrarse en la forma. Vosotros en la música y en vuestros vídeos mostráis todo lo contrario, seguís peleando por mimar los detalles para acercaros a vuestra perfección más personal. ¿Creéis que muchos artistas, sin decir nombres, deberían echar el freno para sumarle calidad a sus trabajos o sois de los que pensáis que cada uno debe de hacer lo que quiera?

JM: Sinceramente no. Yo consumo cosas que no tienen apenas contenido, y me apetece muchas veces este tipo de consumo además, sin que me haga pensar demasiado.

Te pongo por ejemplo el cine, que a veces te apetece ponerte una peli sin mucho trasfondo, que no te hace pensar pero te entretiene, o te hace reír. El arte es arte en sí mismo, todo vale. El criterio lo pone el gusto del consumidor.

En lo que yo hago si cuido el contenido, porque busco ese trasfondo para el oyente, intento darle un mayor grado de profundidad. Me gusta que haya cosas que no se pillen en la primera escucha, y que a la vez número 20 pilles una cosa que no te habías dado cuenta.

Esa es mi forma, pero no la considero mejor por buscar ese contenido. Las cosas te gustan o no te gustan, el arte tiene que ver sólo con los sentidos. A veces también las cosas simples pueden llegar más que otras con una elaboración compleja. De miles de ejemplos de artistas está el mundo lleno.

EHV: Todo vale. Cuando saqué mi primer disco en el 2003 este tipo de cosas ya pasaban. Me preguntaron eso varias veces y mi respuesta desde entonces ha cambiado ligeramente. Hoy por hoy creo que cada uno debe hacer lo que quiera. Si bien sigo pensando que como emisor de información tengo una responsabilidad ética para con las personas que puedan digerir mis trabajos. En cierto modo mi actitud no se diferencia mucho de mi comportamiento en el día a día. Necesito aportar algo bueno para recibir algo bueno. El amor y el respeto son flores que hay que cuidar con esmero, con los años y mucha paciencia.

Como oyente siempre busco obras que me emocionen. Que me alegren, que me enamoren, que me hieran, que me enfaden… pero sobre todo que sean honestas. Necesito escuchar una gran variedad de  estados de ánimo para cubrir todas las situaciones que la vida me ofrece.

juancho marques

ANTE TODO PERSONA

HHL: “Si en su puta vida se han parado a pensar, es normal que estén cargados de mensajes de optimismo” te escuchamos, Juancho, en “Birthday”. A menudo podemos clasificar el mensaje de las canciones como “positivas” o “negativas”. Escuchando tus letras, Juancho, no soy capaz de dar una respuesta clara. Es curioso como dependiendo del estado de ánimo puedes descubrir cosas diferentes en cada canción. Supongo que te esperarías una pregunta profunda, pero lejos de ello… ¿Eres más de dramas o de comedias?

JM: De comedias sin duda. Mi objetivo en la vida es ser feliz, ando en búsqueda de eso todo el rato. Parece una tontería pero a largo plazo no saber gestionar tus emociones te hace mierda. Últimamente intento alejar de mi vida todo lo que me resulta tóxico, y quedarme con todo lo que me hace bien. Suelo escribir más bien ralladas mías porque necesito plasmarlo en un texto si estoy así. Cambiaría no volver a escribir nunca más por estar feliz haciendo otras cosas.

HHL: En “Fall”, el tema que estrenasteis hace ya unos meses junto a un interesante videoclip, hablas Juancho de que “absorbes” de “esas personas que te aportan algo”. Saber influenciarse de la gente que te quiere es una de las acciones que a menudo más suelen costar, pero que más pueden ayudarnos de cara a afrontar la vida día a día. ¿Quién le aporta a Juancho Marqués? Y sobre todo, ¿qué es lo que te aporta?

 JM: Me aporta todo, desde lo obvio como puede ser gente de tu entorno de la que aprendes, hasta cosas que pasan desapercibidas como puede ser un comentario o un gesto por ahí suelto de alguien que quizá ni ha reparado en que eso va a tener una trascendencia para mí. Soy muy receptivo, para lo bueno y para lo malo.

HHL: “Belladona” es el track que compartís junto a vuestro compañero Soprano, Sule B. Sabemos que no ha existido ningún tipo de problema, pero una de las preguntas que más se hacen nuestros lectores es qué pasara con Suite Soprano en un futuro más o menos cercano. En este tema hemos echado de menos la formación y es cierto que este extracto nos sabe a poco. ¿Podéis darnos un poco de luz sobre este tema? ¿Volveremos a ver a los Soprano al completo? 

JM: Y vernos al completo claro que sí. Por ahora para 2016 estaremos en el festival Cabo de Plata en Tarifa, y algún festival más tocando como grupo.

EHV: Era necesario hacer una pausa para sacar los proyectos que teníamos en la manga. Sobre todo para Juancho y Saúl, yo en Octubre sacaré mi noveno trabajo en solitario, como comprenderás, mi forma de trabajar es algo totalmente asimilado e interiorizado. Pero para ellos era necesario recopilar esas inquietudes y plasmarlas en trabajos diferenciados. Suite Soprano es un proyecto al que tenemos un montón de cariño, pero al que hemos bajado la revolución este año para poder atender otros caminos. Aún así, no nos hemos separado, de hecho, en 2016 tenemos varias fechas a nivel grupal en unos cuantos festivales de música.

HHL: “Darle un mensaje con valor a los que vengan” Nunca una frase había terminado mejor un disco, porque al final es eso, dejar un legado en forma de música. Personalmente creo que esto no se tiene a menudo en cuenta, que se realizan discos por realizar, pero que no se pretende ser partícipe de la vida de la gente. Creo que es justo eso lo que pareces perseguir. ¿Qué crees que deja Juancho Marqués en las vidas de los que le escuchan?

JM: No se qué es lo que dejo, pero si quiero dejar algo de valor. Y ese algo pretendo que sea universal y permanente, y aporte y no que destruya. Es esa búsqueda de la inmortalidad a través del arte, y creo que puedo dejar cosas que sumen a los demás por encima del sonido o las tendencias del momento. Y siento esa responsabilidad para con los que vengan. Si algún día tengo un hijo, o mis sobrinos por ejemplo, quiero que se sientan orgullosos de lo que yo fui y dejarles algún tipo de aprendizaje sobre la vida, ya no tengo edad para estar rapeando tonterías. Creo que mi rol debe ser ese.

HHL: Para terminar, y haciendo un repaso por todo lo que habéis vivido en la música hasta la salida de este disco, me gustaría que os quedarais con solo una vivencia o anécdota. Ese momento que os llevaréis al otro mundo y que hizo que amarais lo que hacéis sobre todas las cosas. ¿Sois capaces de darnos un ejemplo? Muchísimas gracias por vuestro tiempo.

JM: Me quedo con el concierto de Madrid en el que hicimos sold out en un aforo de 1200, no abrimos ni taquilla porque vendimos todo antes. Fue un concierto muy especial para todo el grupo. También quizá el primer Viñarock el año pasado, que nos pusieron a abrir el festival a las 16:30 y estaba hasta arriba, más que con grupos que tocaban a un horario mejor. Creo que el amor que nos da la gente es impagable, tenemos suerte de tener un público así. Estamos tremendamente agradecidos de la suerte que tenemos con la gente que nos sigue, necesitamos de ellos para seguir haciendo música y nunca nos han fallado.

EHV: Los corros que formábamos en Valladolid para cantar, allá por el 1997, en el Arco de Ladrillo. La sensación de que todo estaba por hacer y la eterna ilusión por un mañana mejor. La adolescencia sin prisa en un entorno modesto, con sueños y aspiraciones normales, mientras me tumbaba a mirar el cielo en la rampa de skate con mis amigos Dani, Rodrigo y Javi, hablando sobre la vida y dejando pasar los veranos.

Si te has quedado con ganas de más acerca de “The Blues recuerda que puedes leer nuestro análisis tema a tema.

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada viernes o sábado en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar