“El Círculo”, de Kase O, tema a tema

Reportajes, Sin categoría | | |Sin comentarios |

Comparte con tus amigos

crsewbkwgaqfbnh

KASE O: Libre, como el viento y el verano

Han pasado ya varios meses, tres concretamente, desde que Kase O volviese (por fin) a la primera plana del rap en castellano con El Círculo. Tres meses donde hemos tenido tiempo de digerir el álbum, analizarlo, entender las causas que le llevaron a grabar un disco de estas características y, especialmente, darnos cuenta que, gracias a él, el maño ha recuperado su puesto y su influencia en el hip hop. Y que además lo ha hecho con un disco bien diferente a lo que esperábamos. Y con el MC inmerso en la gira de presentación (con entradas agotadas en prácticamente todos los conciertos) y habiendo recibido ya el Disco de Oro, es buen momento para desgranar El Círculo, detenernos en pequeños detalle que no se aprecian en la primera escucha y valorar qué ha significado este disco, tanto en su carrera en particular como en el rap en general.

Por Alfonso Gil Royo

“Intro”
Hay que reconocerlo: Don Javier Ibarra lo clava con la intro. Mucho se hablaba de si iba a ser el mismo o de si mantendría el nivel de antaño, y él se saca de la chistera un tema con un sonido 100% maquetero, homenajeando a Bufank e introduciéndolo además con frases antiguas suyas, hablando de su vuelta al ruedo y del rap con la autoridad de quien se sabe en lo más alto del podio. Una canción fiel al estilo Kase O con la que el maño nos deja claro que, aunque su música  haya cambiado en ciertos aspectos, él no olvida sus raíces ni sus orígenes. Sin duda, un acierto incuestionable de alguien que sabe lo que se hace. Un comienzo inmejorable.

“Esto no para”
Esta canción, la primera que pudimos oír del disco ya que fue el single de presentación del mismo, supone un oasis en la nueva obra de Kase O. Y decimos esto porque, sobre una base con varios guiños a la old school y lo clásico (obra del fallecido Cashflow, un bonito detalle), el maño trata temas políticos y sociales, una excepción en un disco tan personal e introspectivo como este. Sin embargo, estamos ante uno de los temas potentes del disco y, sin duda uno de los que más gancho tendrá en los directos.

“Yemen”
Sobre una instrumental del colombiano El Arkeólogo, llega una de las mayores demostraciones de estilo, flow y carisma de Javier Ibarra. Apoyado en un beat suave y lento, sobre los que parece sentirse más cómo ahora, el MC fluye de manera envidiosa en este track en el que vacila y suelta verdades como puños a partes iguales. Y que, además, supone el único videoclip que ha publicado hasta la fecha.

“Triste”
Levamos cuatro canciones del disco y, si no conociésemos a Kase, pensaríamos que hemos escuchado a cuatro cantantes diferentes. El MC vuelve a cambiar totalmente de registro, esta vez para acercarse a un estilo más sobrio y sereno, para mostrarnos su cara más personal y profunda. Algo que, sin embargo, no representa una excepción el disco, pues según avanza El Círculo, nos vamos dando cuenta de que esta es la faceta que va a predominar a lo largo del álbum.

“Guapo tarde”
Como ejemplo de ello, de este Javier Ibarra sincero que se aleja del MC firme y vacilón, tenemos este track en el que nos muestra sus inseguridades y complejos. Una canción chocante ya que nos encontramos ante un Kase O vulnerable, extrovertido, mostrando una imagen poco común en su carrera alejada de la fanfarronería y la autoconfirmación. Un nuevo estilo entre los innumerables estilos de el de La Jota.

“Viejos ciegos”
Como contraposición, llega una de las canciones más reminiscentes y noventeras del disco. Acompañado de dos destacados como Xhelazz y Sho-Hai (excelentes los dos en sus colabos), Kase O recuerda sus tiempos de borracheras en uno de los temas que más evoca al sonido de Violadores. Big Hozone es el culpable de recuperarnos el gusto por el funk y el hardcore y que además se nos cree una pregunta y un deseo en un mismo pensamiento: ¿para cuándo el nuevo disco de Xhelazz?

“Interludio: quieren copiar”
Pocas veces habíamos oído en un interludio tal muestra de técnica y habilidad frente al micro. Una de las joyas del disco en la que Kase O demuestra que es capaz de adaptarse y dominar cualquier ritmo que le echen. Virtuosismo en estado puro, sin más.

“Pavos reales”
De entre todas las colaboraciones que ha tenido (y ha podido tener) a lo largo de su vida, esta no pasará a la historia como la mejor de la carrera del Violador del Verso. Si bien su parte y la del Hermano L mantienen el nivel, las de Shabu y Mcklopedia podían estar más trabajabas. Sobre una base, eso sí, bastante lograda por parte del estadounidense de origen colombiano Crudo Means Raw, este “Pavos Reales” es el primer tema del disco que puede que te deje un poco indiferente.

“Mitad y mitad”
Y hablando de colaboraciones sorprendentes, nos topamos con la participación de Najwa Nimri en ese disco (¿Alguien se lo esperaba?). Sin embargo, la actriz y cantante no desentona en el trabajo y consigue que su música se adapte y encaje en este tema, desbordante de sensualidad desde la letra hasta el ritmo, obra del propio Kase y de Gonzalo de las Heras, figura importante del sonido de este elepé. Una apuesta arriesgada la de Najwa, que sin embargo le sale bien al zaragozano.

“Mazas y catapultas”
Y llegados este punto nos hallamos con una de las canciones más emblemáticas y a la vez difíciles de asimilar del disco. “Mazas y catapultas”, donde Kase O aparta el rap para introducirse en tonos más largos (aunque no sea su fuerte) para probarse sobre sonidos cercanos al flamenco y la rumba. Un experimento que, contra todo pronóstico, Javato Jones supera con un sobresaliente, ofreciéndonos un ritmo hipnótico, seseante, que consigue quedarse en nuestra cabeza durante el resto del día. Sin duda, un auténtico ejercicio de libertad creativa que se ha convertido en uno de los pilares de este disco.

“Amor sin cláusulas”
R de Rumba aparece oficialmente por primera vez en el disco para acercarnos una balada rap-romántica de las que nos tenían acostumbrados en su época con Violadores del Verso. Con una letra que suponemos dedicada a su pareja, este tema personalmente me recuerda mucho a aquel “Silencio” (Javat y Kamel) del disco homónimo de R de Rumba.

“No sé qué voy a hacer contigo (Booty Song)”
De todos los experimentos que encontramos en este disco, que no son pocos, quizá este sea con el que menos acertó Kase O. El trabajo estaba pidiendo a gritos una base al estilo funk como esta (que nos recuerda a aquel “Tarántula”), pero en este caso da la impresión de que el MC no se adapta a los tempos con la misma fluidez que en otras ocasiones. Una pena, pues este disco necesitaba de un buen toque de funk gustosito entre tanta melancolía.

“Interludio: risoterapia”
Poco que decir de este interludio, lleno de loops y sampleos de frases memorables de políticos de nuestro país. La manera que tiene Kase O de decirnos que no vive aislado de lo que ocurre fuera de la música.

“Rap Superdotado”
Violadores del Verso al completo vuelven a la carga con este tema que recuerda a los años dorados del grupo. Una canción que nos llena de nostalgia e incita a sacar todos nuestros discos de Doble V y volver a escucharlos uno por uno. Aunque, reconozcámoslo, no es la mejor canción que han hecho juntos estos cuatro ases, pero sirve para darnos cuenta que su compenetración sigue intacta y que queremos que vuelvan. Les echamos de menos.

“Repartiendo arte”
Un año antes de presentar El Círculo, el zaragozano ya nos mostró un adelanto en forma de maxi con esta y otras dos canciones (“Casino” y “Hardcore Funk”). Un tema que contrastaba con lo creado anteriormente por él, pero que nos permitía hacernos una idea del cambio que estaba sufriendo su rap: más melódico y analógico, más maduro y orgánico. El inicio de una nueva etapa.

“Basureta (Tiempos Raros)”
Kase O reservó para el final otro de los platos fuertes de este disco, un track que va ganando en dramatismo según avanza hasta acabar con el cantante llorando mientras rapea, para volver luego a un estado de ánimo positivo. La canción de la disputa y la discordia (pregúntenle a Lechowski). Pero polémicas aparte, esta extraña canción compone uno de los momentos donde Kase O se muestra más humano, analizando el paso del tiempo y logrando transmitir emociones muy profundas al oyente, encajando a la perfección con el sentir del disco.

“Outro”
Toda historia tiene un final y con este, Kase O cierra su círculo con uno de los textos más positivos y alegres del disco. Comienza dando las gracias a las personas que han estado a su lado durante la grabación y creación, para ofrecernos luego una despedida que deja un buen sabor de boca, reflejando un Javier Ibarra optimista que deja de lado el drama para hacernos llegar un mensaje conciliador, resumiendo lo dicho y transmitido a lo largo del álbum. Una moraleja perfecta con la que Javat cierra el telón y se despide, esperemos que no por mucho tiempo.

Conclusión
Todos (o casi todos, vale) los que hayamos seguido la carrera de Kase O hemos tenido sensaciones enfrentadas al oír El Círculo por primera vez. Los que esperábamos un disco lleno de rapcore potente y frases que se clavan como puñales nos pudimos sentir decepcionados al recibir un LP en el que predominan los sentimientos y en donde las instrumentales dejan un sabor de boca… raro, como incompleto. Sin embargo, cuanto más se escucha el disco (porque nadie puede ni debe escuchar nada de Javier Ibarra una sola vez) nos damos cuenta de que estamos ante la obra más personal e íntima que ha hecho el MC nunca, en la que nos abre su universo y nos deja caminar libremente por él y sacar nuestras propias semejanzas y conclusiones. No ha hecho un disco para reventar conciertos ni altavoces, ha reducido las letras fanfarronas y vacilonas que nos sacaban irremediables sonrisas, ha dejado de mostrarse como el ejemplo a seguir en el rap, pero en cambio encontramos al Kase O real y sincero, el que es ahora, en 2016. Y ahí reside la autenticidad y el verdadero valor de esta obra de arte.

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada jueves en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.