Al habla ZPU. “Destruir para construir”

Entrevistas | | |Sin comentarios |

Comparte con tus amigos

zpu-promo-2016-cab-3-sergi-delgado_opt

¿ZPU o Juan? ¿Jota o Zeta? Si alguna vez hiciste distingos entre el artista y la persona, Espejo es el trabajo con el que toca deshacerse de esos límites. El MC no se ha conformado con quedarse en la carne viva de otros trabajos y no ha parado hasta dejar el hueso a la vista. ¿El resultado? Un viaje a los infiernos por un final feliz.

Por EPH. Fotos por Sergi Delgado, David Mosquera y Cristina Luque

zpu-promo-2016-cab-1_opt

HONESTIDAD BRUTAL
HIP HOP LIFE: Si por algo se caracteriza ZPU es por convertir cada trabajo en un viaje a su interior, una suerte de exorcismo, de liberación. Por eso, al encontrarme con un trabajo titulado Espejo, lo primero que me he preguntado ha sido, ¿qué ofreces en este trabajo que no haya ofrecido en anteriores LP’s? ¿Qué niveles de introspección has alcanzado esta vez?
ZPU: Es cierto, no va conmigo escribir películas. Siempre he tratado de escribirme a mí mismo en hojas en blanco, pero sin duda Espejo es lo más salvaje y honesto que he hecho nunca en esa dirección. Me he ofrecido la oportunidad de empezar a verme con los ojos de la realidad, con el cien por cien de honestidad. En ese grado en que me veo y me reconozco lo feo y oscuro, lo que no me gusta y vive en mi interior, lo que está devastado y roto dentro de mí. En los últimos años ha habido cambios muy fuertes en mi vida, en positivo eso sí, y ya no quiero permitirme los lujos del autoengaño, la autoflagelación, la autocompasión, el ego dañino…y para no continuar viviendo en los infiernos en que me he revolcado por años, necesitaba mirarme por dentro como nunca antes. Espejo habla mucho de mi sombra, mi yo loco, el que no he querido ver. El que ha comprado amistades, el que ha adulado, el interesado, el manipulador, como rapeo en “Ven, pasa”, el que ha provocado daños brutales de forma intencionada y aparece en “Mi mejor amigo”, en “Anónimo”, y en todo el álbum.
Debo dejar atrás las heridas que se abrieron y que, en lugar de vivir en el pasado, me han acompañado todo el camino. Estoy echando a dormir al loco, al demonio que vive en mí y que me tenía destrozado. Era eso o muerte, cárcel o manicomio.
Como estoy recuperándome a mí mismo, he podido bajar y adentrarme en estas 15 canciones como no había podido anteriormente. He tocado fondos de profundidad y he sido capaz de romperlos y bajar más. Y cuando me he topado con otro fondo de profundidad, volvía a romperlo y a bajar más. Igualmente con el miedo, lo he golpeado como nunca antes y se han ido cayendo esos muros que me limitan. Así he podido crear el disco que llevo queriendo escribir toda mi vida, el que me muestra totalmente en lo personal y el que ofrece lo que soy en mi esencia artística. Por fin pude hacer sólo lo que me conmoviera y me erizara la piel, lo que me inspirara y me traspasara.

HHL: También hablas de lo sanador que ha sido trabajar en este disco, pero volviendo a la anterior pregunta, diría que tus últimos dos, tres discos han tenido ese aura terapéutica, por lo que cabe preguntarse qué ha tenido de sanador este disco que no haya tenido por ejemplo, Doce Lunas.
Z: Entonces también escribí canciones que me motivaban en otros sentidos: que me molaban, que me engorilaban, que me la ponían dura, por decirlo de algún modo. Quería que hubiera equilibrios, variedad musical. En Espejo no hay nada de eso. Sólo lo que, como te decía, me tocaba profundamente. He necesitado volverme loco para escribir estos versos. He conseguido desechar lo que no fuera mi esencia pura y di con el convecimiento firme de haber encontrado algo de mí enterrado bajo toneladas de miseria y vacío personal. Estoy sacando la basura para curarme. Necesito volver a aprenderlo todo, y ahora sé que solo es posible si me miro realmente, por más que me duela. Espejo me ha dolido en cada sílaba, y sé que duele escucharlo, pero es la única forma de que los cambios positivos que están sucediendo en mi vida continuen.
Además este nuevo disco respira, aunque a veces sea en la vuelta de las canciones, esperanza. Hasta en canciones como “Perdónalos”, que mira también hacia fuera, pido esa segunda oportunidad para la humanidad de hacer las cosas mejor. Hasta en mi propio “Velatorio” soy capaz de decirles a los míos que me celebren cuando ya no esté. Hasta en “Mal bicho” explico que me siento bendecido de que esa tipa ya no esté en mi vida. Y he visto las cosas preciosas que están debajo de la miseria y la desgracia en “Hay vida”.
En el pasado era casi imposible para mí ver y sentir, y entonces escribir, esas otras partes.
En los años del Doce lunas estaba en camino de ir muriendo; en los años de Espejo estaba a punto de matarme.

HHL: También defines Espejo como “un salvavidas para el hip hop estatal”, ahí es nada, pero ¿de qué / quién hay que salvar al hip hop? ¿Por qué ahora y no antes? ¿Te sientes particularmente solo en esa “misión” o ves muchos más aliados en esta iniciativa?
Z: De la mediocridad, la superficialidad, lo vanal y el ‘salsarrosismo’ que en los últimos tiempos ha aparecido y se relaciona con el hip hop. Siempre pensé que teníamos una especie de escudo como cultura con fuertes principios y valores, que nos mantenía al margen de que que esa falta de los mismos se extendiera en la sociedad, pero me equivocaba. De hecho, a estas alturas parece que está de moda hacer rap con una calidad pésima, el el contenido y en la forma. Espejo es lo contrario, es algo íntegro y con esencia, y por eso sé que aporto de forma definitiva a salvar el hip hop español de toda esa basura que lo está denigrando y transformando poco a poco en el hazmereír musical.
El amor y pasión, el respeto que siento por esta cultura, por la música y la escritura, es enorme y profundo, y no me siento ni solo ni el único que aporte en esa dirección. Hay otros MC´s y femc´s rapeando con la intención de expresarse y no de (sólo) llamar la atención o entretener.
Para mí es poner en el lugar que corresponde a la música, especialmente al rap, y que volvamos a escuchar la música. Me dicen que es darle play a Espejo y tú, quedarte en pausa. Porque no puedes pasar por encima, no puedes oírlo sin más. De eso hablo.

zpu-promo-2016-light-1_opt

MONTAÑA Y RULETA, RUSAS
HHL: Que hables tan abiertamente del hip hop como una cultura a salvar choca, en cierto modo, con este ambiente de condescendencia en el que, en aras de la apertura de miras, se está hacienddo hueco a otras variantes, géneros, propuestas que, parece que si no se abrazan o se entienden, se corre el riesgo de que a uno le tachen de trasnochado o intolerante…¿Notas esa condescendecia, esa relajación?
Z: Yo no soy nadie para decirle a nadie lo que debe hacer, solo faltaría. Pero sí sé lo que yo quiero hacer. Sí sé lo que significa el hip hop para mí, lo que me ha salvado y ayudado, lo que me ha formado, cómo ha sido y es vital en mi vida. Es la mayor de mi relaciones, y como tal, a veces nos enfadamos y nos llegamos a odiar. Nos alejamos y nos separamos. Pero el amor que sentimos ambos es tan real y profundo que al tiempo nos miramos de lejos, nos saludamos, nos preguntamos cómo nos va. Y cuando me quiero dar cuenta estamos otra vez unidos y abrazados.
“Que su vía de escape frente al atrape era el papel, que se amaban en un carrusel de roces y caricias sin cuartel”. “Siempre dispuesto a la apuesta, a la gesta de prestar tu manifiesto al que te siente y al que te detesta”.
No tengo mejor forma de explicarlo que como lo hago en estos versos de “Velatorio” y de “Imagina”. Noto muchísimo esa condescendencia y relajación, y todo en aras del entretenimiento, de las cifras, de la fama y el dinero. Me acuerdo mucho de una frase de la canción “Decorado” del disco Contradicziones: “¿Somos ocio? Así es como definen mi cultura comerciantes que subestiman el poder de mi escritura”.
Lo que ocurre ahora es que los propios MC´s, muchos de ellos, se están conviertiendo en esos comerciantes, en lugar de ser MC´s.

HHL: Hay quien me comenta que escuchando Espejo se ha encontrado un ZPU técnicamente más tranquilo, menos plano al rapear, más pausado… ¿Es el signo de los tiempos o forma parte del concepto del disco?
Z: He encontrado la forma y el equilibrio en las canciones de Espejo. La forma, las palabras adecuadas, las que reflejan exactamente el sentimiento, emoción o pensamiento que quiero plasmar. Antes estaba maniatado por mis propios límites, y he sido capaz de romper muchos de ellos. El primero, el miedo a ser quien soy y a mostrarme honestamente, no al 90%, sino totalmente. El miedo a contar realmente del loco y el demonio que vive en mí y que me juzguen por ello. El miedo a cantar si lo siento así. Estoy perdiendo el miedo a quererme, a vivir, a disfrutar de las cosas buenas que me ocurren. No tiene que ver con los tiempos que corren; tiene que ver con mis tiempos. Y estoy en tiempo de cambio.

HHL: Nos hemos dado un paseo por anteriores entrevistas, como las que te hicimos para Doce Lunas o He tenido un sueño, en las que hablas orgulloso de tus obras, una obras curiosamente hecha a base de momentos de inseguridad, de temores que no parecen abandonarte nunca. Es como si vivieras en una montaña rusa constante de emociones. Algo que no deja de sorprender, después de una extensa carrera y unos logros que no han sido pocos y te colocan como un resistente y referente del hip hop hecho en castellano. ¿Acaso no le das importancia a los logros? ¿Por qué dejar entonces que pesen tanto las inseguridades?
Z: Me creí y me grabé a fuego en mí muchas cosas a lo largo de mi vida. Por ejemplo eso de que donde duele, inspira. Ahora empiezo a ver que donde sonríe, también inspira. Donde hay vida, inspira. Donde me quiero mejorar, donde hay ayuda, inspira. También que la única forma de vivir la vida “de verdad” era vivir en el extremo de las cosas, y ahí me hice polvo porque sobre todo me dediqué a vivir en el extremo de las cosas oscuras, de la compulsión y la obsesión. ¿Sexo? A destajo. ¿Desfase? A destajo. ¿Locura? A destajo. Y así hasta que casi se me lleva por delante.
No sólo, pero seguro que tienen mucho que ver las heridas, sobre todo las que se causaron en mi infancia. Esos años son muy determinantes, y ahí se crearon grietas muy importantes en mí. Las intenté llenar con el extremo de lo que fuera, y no sólo no lo conseguí, sinó que se hicieron cada vez más grandes. Cada vez vacíos más profundos y cada vez carencias más dolorosas. Cada vez una visión más transtornada, más confusión y más perdido. Lo que tú dices, una montaña rusa: o en el techo o en el suelo.
No trato de estar en el equilibrio perfecto, pero sí de alejarme del techo y del suelo, porque es un infierno vivir así. Y tenía que contármelo para empezar a cambiarlo.

zpu-promo-2016-live-2_opt

DIFÍCIL, NO IMPOSIBLE
HHL: Escucho “Última llamada”, con ese tono de trágico adiós y se me viene a la cabeza cómo la fatalidad a veces ronda las mentes de algunos artistas. Por ejemplo, se ha sabido recientemente que Kid Cudi, ha tenido sus más y sus menos con ideas suicidas, tendencias depresivas… Un tema que parece tabú, pero que no por ello dejar de ser más incierto. ¿Has pasado algún trago similar? Desde tu condición de artista, ¿entiendes la actitud de KC?
Z: Me identifico al cien por cien. Mis deseos e intentos de quitarme de en medio se cuentan por decenas. Mis tendencias depresivas por centenas. Es horrible, es horrible vivir así. Acostarme cientos de días deseando sinceramente no despertarme al día siguiente.
“Abriendo los brazos al borde de una muralla, ensayando el impacto contra las losas del suelo”. Ya lo he dicho antes, yo no escribo películas. Me duele y lo siento por mí pero casi más por quien tenía a mi lado en esos momentos y tuvo que vivir el pánico terrible de esas situaciones. Así por años.
Supe hace mucho que tenía que decirle a las tres personas más importantes de mi vida lo que me ocurría, porque en una de esas al final conseguiría matarme. Y llegó el día en que encontré la forma y empecé a escribir “Última llamada”. A mi hermano empiezo diciéndole justo eso, que sé que es una putada hacerle esa llamada, pero que no puedo más. Y ahí empecé a recordar y decirle lo que ha significado para mí, las cosas que nos unen y que hemos compartido. Entonces me di cuenta de que no iba a ser la última llamada para él, que al día siguiente me despertaría y hablaríamos de nuevo. La canción se iba creando y cambiando mientras la escribía. Así me di cuenta de que debía compartir ese dolor y vacío insoportable también con mi madre, pero también que es el ángel de mi vida y que la llamaría de nuevo.
Ahí me di cuenta del sentido real de esa canción: sí iba a ser la última llamada para mi padre. Nunca tuve ocasión de hacerme mayor y decirle, reprocharle lo que me tocó vivir de pequeño. Mi odio hacia él sólo fue creciendo y me hizo polvo, y de repente pude hacerlo. Algo sanó. No puedo decir todo, pero algo sanó de mi relación con mi padre. Encontré la vía de sacar mi rabia y rencor hacia él, y por ahí algo cambió entre nosotros.
No quiero creer más que por ser artista debo vivir atormentado.

HHL: Sabemos que eres un artista muy conectado con el mundo actual, conocedor de las diversas realidades sociopolíticas. En relativamente poco tiempo, hemos vivido situaciones /hechos contradictorios que no terminan de lanzar un mensaje optimista. Por un lado, está la irrupción de alternativas políticas a los partidos tradicionales, pero por otro, las elecciones las vuelven a ganar los de siempre y no sólo eso, sino que parecemos dispuestos a que nos gobiernen bastantes años más. Algo parecido sucede en los USA, donde de un Obama, a priori esperanzador, se ha pasado a un preocupante Trump. ¿Cómo explicarse estos vaivenes, estos “cambios de timón”?
Z: Así es, y aunque Espejo mira hacia dentro brutalmente, no vivo para nada ajeno a lo que sucede a mi alrededor. De hecho me afecta intensamente. Lo expreso en “Carta abierta”: “Llegados al punto de sólo estar juntos en el Nou Camp, el bulto inculto venerando a Donald Trump”. Nos sigue sorprendiendo que, como dices, Trump sea presidente de USA, el PP siga gobernando en España, pero responde a la cada vez mayor ignorancia del pueblo. Lo he dicho en anteriores ocasiones: el sistema se perfecciona continuamente y lleva haciéndolo por siglos. Así cada vez más la gente corriente, nosotros, nos volvemos más ignorantes e incultos. La filosofía como fuente de fomentar el pensamiento crítico ya no está vigente, ni siquiera como materia importante en los estudios. La manipulación y engaño se viste de entretenimiento fast food. O de miedo y terror.
“15 días en Agosto” habla de la esclavitud de las vidas y las almas, de entregarlas completas a cambio de dos semanas de “vida”. De renunciar a los sueños y pasiones que nos gritan desde el interior, para cambiarlos por seguir el patrón y doctrinas establecidos, y por dos semanas de desconoexión en vacaciones.
El grado de intoxicación es…no sé ni como decirlo, es antinatural. Va en contra de todo lo que somos como seres vivos, en contra de nuestras necesidades y anhelos.
De repente, a algunos se nos despierta esa luz que todos somos y tenemos dentro, y salen pequeños destellos en forma de esos cambios de timón que comentas: Obama, Podemos, el 15M, etc, pero en seguida asumimos que el paradigma no va a cambiar con ellos, porque ellos no lo deciden. Los que ostentan el poder y la riqueza son los que lo hacen, y esos no son políticos, son dueños de las corporaciones supranacionales. “Perdónalos” es un relato de cómo se repite lo mismo a lo largo de la historia, de cómo la barbarie se perpetúa e incluso crece, y es un grito al cielo de que se nos conceda una segunda oportunidad para hacerlo mejor, empezando por cada uno de nosotros.

zpu-promo-2016-light-9-cristina-luque_opt

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada viernes o sábado en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar