Classic Material: The Notorious B.I.G.

Reportajes | | |Sin comentarios |

Comparte con tus amigos

notoriousbig

Texto por Santiago Tadeo Cervera

Un talento evidente. Una persona fuera de la común. Un narrador excepcional. Poseedor de una intuición infalible para crear música comercial. Uno de los mayores iconos del hip hop. Una leyenda del género. Sí, todo eso fue The Notorious B.I.G., pero también uno de los artistas más claramente asociados a la peor cara del hip hop y, en última instancia, víctima de la violencia gratuita que tan bien relataba en sus letras. Mártir y figura clave de la música al mismo tiempo.

UNA VIDA DE RAPERO

Si uno piensa en algunos de los MC’s más talentosos de los 90, es muy posible que el nombre de The Notorious B.I.G. le venga rápidamente a la mente. Ahora bien, si se trata de enumerar a las mayores estrellas, a los que más discos han vendido, a los que representaron la vertiente más exitosa del estilo, entonces no puede faltar en ningún repaso. Fue él quien devolvió el esplendor comercial a la Costa Este, el que acabó con el dominio del Oeste, que durante los 90 copaba las listas. Se convirtió en la nueva estrella que tanto necesitaba la costa y de paso, hizo de Bad Boy la discográfica de referencia, rompiendo también la supremacía de Death Row. Ni siquiera su temprana muerte impidió que se convirtiese en una de las figuras clave del hip hop de los 90. Sin embargo, hasta 1994, su vida fue más o menos corriente en lo que a raperos respecta. Nacido con el nombre de Christopher George Latore Wallace, adoptó el apodo de Biggie Smalls, como el personaje que interpretó Calvin Lockhart en el film ‘Let’s Do It Again’. Claro que le venía muy bien ese alias, porque desde pequeño quedó claro que era de complexión robusta. Por lo visto, el chico era inteligente, sacaba buenas notas en el colegio y podría haber tenido un buen futuro en las aulas, pero como tantas veces, ganó el lado fácil. A los doce años empezó a vender drogas y, por tanto, a faltar a clase. ¿Habéis visto a esos adolescentes negros de ‘The Wire’, más listos que el hambre, trapicheando con papelas de heroína con solo un gesto de la mano? Pues el jovencito Wallace era como uno de ellos. Su madre no podía enterarse dado que se pasaba casi todo el día trabajando y no estaba en casa para ver qué ocurría. De hecho, Voletta Wallace, que así se llama su sufridora y superviviente madre, ha asegurado más de una vez que solo se enteró de las actividades ilegales de su hijo siendo este ya adulto.

Volvió a la escuela el adolescente Wallace, quizá espantado por el horroroso modo de vida que vivió en las calles a una edad en la que los niños solo deberían preocuparse por el álgebra. Pero no duró mucho en las aulas, porque a los 17 ya estaba de nuevo ganándose la vida con las drogas. Ahí sí que ya no había vuelta atrás, y no la hubo, desafortunadamente. Fue aproximadamente por entonces cuando empezó a escribir rimas en cuadernos. Y por supuesto, no tuvo tanta suerte como para que no le cogiesen, porque sí pasó una temporada a la sombra; posesión de armas, venta de drogas, violación de la condicional… En total, fue casi un año lo que pasó encerrado. En fin, nada que os suene nuevo a los lectores habituales de esta publicación. Tristemente, es la vida habitual de un rapero a finales de los 80, principios de los 90, antes de dedicarse profesionalmente a la música, con Eazy-E como ejemplo paradigmático.

UNA MUERTE DE RAPERO

Tras salir de la cárcel, grabó una demo que tuvo la suerte de pasar por varias manos. Así que llegó a los oídos de Mister Cee, que se la pasó a un redactor de la revista The Source, el encargado de una sección de artistas sin contrato. Esa visibilidad fue suficiente para que Sean Combs se fijase en él y, tras escucharle rapear, le ofreciese un contrato inmediatamente. Por entonces el productor trabajaba para Uptown Records, pero como fue despedido poco después, aprovechó para crear Bad Boy, con nuestro protagonista como primer artista. Puffy logró meter a su prometedor rapero ―que adoptó entonces el alias de The Notorious B.I.G. ― en una par de remezclas de temas de Mary J. Blige, pero también de Neneh Cherry, Super Cat y Craig Mack, además de incluir su tema “Party & Bullshit” en la banda sonora de ‘Who’s the Man’. Funcionó esta promoción que preparó el terreno para su debut, ‘Ready To Die’ (1994). Gracias al tirón de singles como “Big Poppa” o “Scream”, pero también a una astuta combinación de credibilidad callejera ―las historias basadas en su propia experiencia― y accesibilidad pop. En 1995 participó en ‘Conspiracy T’, el debut del grupo Junior M.A.F.I.A., que formó junto con algunos de sus antiguos compañeros, participó en el ambicioso ‘HIStory’, de Michael Jackson, y comenzó la preparación de su segundo trabajo. Esa esperada segunda obra, el doble CD súper-ventas ‘Life After Death’, la tuvo lista a principios de 1997, pero 16 días antes de su publicación su autor fue asesinado.

Su muerte está muy bien documentada en la red, de modo que no me extenderé por razones de espacio, pero no se conoce todavía la identidad de su asesino ni por qué le dispararon. Lo que sí se sabe, en cambio, es que llevaba años siendo la cabeza visible del enfrentamiento entre las costas Este y Oeste, que él fue uno de los sospechosos del asesinato de 2Pac, y que su muerte, a su vez, fue considerada una venganza de la Costa Oeste. El 9 de marzo de 1997 murió The Notorious B.I.G., y en ese preciso instante nació la leyenda. Desde entonces han surgido hipótesis para todos los gustos, incluso teorías conspirativas. Por supuesto, puede que las disputas entre costas hasta entonces hubieran tenido más de escenificación que otra cosa, pero entre 1996 y 1997 se produjo una escalada de violencia, pues dos de las mayores estrellas del hip hop fueron asesinadas. La imagen del género que quedó grabada en el imaginario colectivo ya podéis imaginar cuál es, y no ha mejorado mucho desde entonces. No obstante, al menos sí tuvo algo positivo: ambas costas se dieron cuenta de la que la rivalidad había llegado demasiado lejos. El MC sigue siendo sinónimo de prestigio y dinero. Se ha editado un libro, ‘LAbyrinth’, de Randall Sullivan, estrenado un documental (‘Biggie & Tupac’, de Nick Broomfield) y en 2009 se estrenó el biopic titulado ‘Notorious’, en donde Biggie es interpretado por Jamal Woolard. Y sí, luego están esos éticamente discutibles discos-collage confeccionados por Diddy: ‘Born Again’ (1999) y ‘Duets: The Final Chapter’ (2005), ambos bien hechos y repletos de populares invitados, pero creados a partir de grabaciones que nunca debieron ver la luz. En definitiva, sigue siendo, justo 17 años después de su muerte, una de las mayores y más notorias personalidades del hip hop.

DISCOGRAFÍA SELECCIONADA:

READY TO DIE (BAD BOY ENTERTAINMENT, 1994)

1. Ready to Die
Uno de los álbumes clave del hip hop de los 90. Letras brillantes que proponen un crudo relato de la vida en las calles, rimas desprovistas de romanticismo y poesía que funcionan como una sucesión de imágenes. Una de las cumbres del rap gangsta que incluye la participación de productores siempre bienvenidos como Easy Mo Bee, Lord Finesse, DJ Premier o el mentor del artista, Sean Combs. “Gimme The Loot” o “Ready To Die” empezaron a cambiar la estética de la vertiente comercial de la Costa Este.

LIFE AFTER DEATH (BAD BOY ENTERTAINMENT, 1997)

2. Life after Death
Obra que perfecciona las virtudes de la anterior, esto es, aunar credibilidad callejera gracias a unas letras a pie de gueto con una producción accesible y un especial talento para las melodías cercanas al pop. ¿Por qué el rap gangsta dominó los charts de hip hop en adelante? La respuesta está en temas como “Mo Money Mo Problems” o “Sky’s The Limit”. Parte del mérito es de The Notorious B.I.G., sí, pero también del astuto Puff Daddy.

BORN AGAIN (BAD BOY ENTERTAINMENT, 1999)

3. Born Again
P. Diddy rescató rimas que su máxima estrella había dejado grabadas, convocó a diversos productores para que crearan las bases y recurrió a una asombrosa nómina de MC’s para completar los temas. El resultado es un ejercicio de necrofilia en busca del dólar, por supuesto, pero también es un collage bien realizado. Éticamente es discutible, pero como disco de hip hop es recomendable.

Artículo publicado originalmente en el número 19 de Hip Hop Life

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada jueves en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.