Hoy Analizamos: Monster Hunter World

Comparte con tus amigos

El pasado 26 de enero aterrizó en PlayStation 4 y Xbox One Monster Hunter World, el nuevo título de una saga que goza de gran popularidad en la actualidad entre el público japonés. Desde los primeros avances y videos promocionales de todo tipo, parecía que el objetivo de Capcom con este lanzamiento era desprender a la franquicia de ese carácter de “nicho” y abrirla a un público más amplio. La desarrolladora daba muestras de haber apostado fuerte en esta llegada definitiva de la serie de videojuegos a las consolas mayoritarias como son las plataformas de Sony y Xbox, respectivamente. Los primeros tráileres sorprendían, dejando claro que el apartado visual estaría varios peldaños por encima de cualquier predecesor y convirtiendo a Monster Hunter en un producto con un atractivo inusual hasta la fecha. La estrategia parece haber funcionado a la perfección, ya que, en apenas dos semanas, ha logrado vender la friolera de cinco millones de copias, marcando varios hitos en la historia de la compañía.

Con estas cifras, Monster Hunter: World da un golpe sobre la mesa y deja claro que, de una vez por todas, llega al mercado occidental para quedarse y ocupar un espacio no tan humilde como el que venía ocupando hasta el día de hoy. Pero, ¿ha cambiado tanto esta entrega respecto a sus predecesores para conseguir tal golpe de efecto?, nuestra respuesta es que superficialmente puede parecer distinto, pero Monster Hunter: World contiene la esencia pura de la franquicia y no altera ningún aspecto fundamental de la misma. Cualquier jugador que conociese alguna de las anteriores entregas de la saga, sabrá lo difícil que puede resultar introducirse en ella y adaptarse sus dinámicas; la inminente llegada de la misma a un mercado mucho más extenso y heterogéneo hizo que, entre el público y la prensa del sector, ganase fuerza la idea de que este título podría rebajar en cierto modo la fórmula Monster Hunter de cara a hacerla más asequible. Sin embargo, y como hemos anticipado, Monster Hunter sigue siendo lo que ha sido siempre.

Monster Hunter World 1

Tan solo nos harán falta unos instantes para darnos cuenta de que Monster Hunter: World es un juego relativamente complejo, que son los usuarios quienes deben seguir adaptándose a él, y que no se da lo contrario. En nuestras primeras horas de juego viviremos una sucesión constante de tutoriales que se despliegan en cuadros de texto, describiéndonos un sinfín de opciones y posibilidades a las que tendremos que habituándonos. Aunque puede parecer algo menor, esta forma de presentar la jugabilidad y los distintos elementos que entran en juego requieren cierto compromiso por parte del jugador, que tiene que leer dichas cajas, memorizarlas casi, y ponerlas en práctica en cada misión. Además, un buen porcentaje del aprendizaje se basa en el ensayo y error; equivocarse es una mecánica casi intrínseca de Monster Hunter. Aprenderemos así lo importante que es no olvidar afilar el arma, alimentar a nuestro personaje antes de cualquier misión, y conocer los combos del arma que tengamos equipada, distintas entre si todas y cada una de ellas.

Asusta en cierto modo la ingente cantidad de tareas que podemos ir acumulando: encargos, misiones opcionales, investigaciones, submisiones, eventos, entregas, etc. Los primeros nos guiarán por la historia principal y el resto nos tendrá ocupados un buen número de horas extra, permitiéndonos progresar en diversos aspectos y conseguir materiales que podremos utilizar en la fabricación o mejora de armas y armaduras, así como de ciertos elementos relativos a la base de operaciones. Mientras los encargos, las misiones opcionales y las investigaciones son tareas autónomas y con estructura propia, las submisiones o entregas consistirán en recopilar o investigar una serie de elementos mientras completamos dichas misiones, como una especie de objetivos “pasivos” que permanecerán ahí hasta que los consigamos. La “logística” de Monster Hunter puede resultar caótica en un principio, pero habituarse a ella no es difícil y nos permitirá sacarle mucho más partido al videojuego.

Monster Hunter World 2

Esta dificultad que caracteriza hasta cierto punto a Monster Hunter: World, se suaviza en gran medida si nos apoyamos en la comunidad, que tiene un papel determinante. Monster Hunter es, ante todo, un juego cooperativo, y la ayuda de un compañero o varios siempre facilitará las tareas, sobre todo si conocen la saga de antemano. Los jugadores más experimentados harán las veces de mentores de los novatos, ya sea de forma involuntaria (podemos aprender de ellos simplemente viendo cómo actúan en el campo de batalla) o voluntaria (si tenemos la suerte de jugar con algún amigo familiarizado con la saga, seguro que nos orientará de buen gusto). Esto no quiere decir que no podamos jugar en solitario, lo cual puede hacerse sin el mayor de los problemas, sino que el título parece estar pensado para que la experiencia optima de juego sea multijugador, donde veremos verdaderamente como se dan sinergias entre distintos tipos de jugadores y como se complementan unas armas con las otras.

Otro de los aspectos distintivos de la saga es la capacidad de crear mundos variopintos y diversos. Visitaremos ecosistemas sumamente distintos entre sí, y todos y cada uno parecen estar muy vivos: las distintas especies que habitan en ellos interaccionan entre sí, normalmente de forma hostil, dejándonos con la sensación de que todo lo que nos rodea existe con independencia de nuestra presencia. Es realmente asombroso ver como un monstruo ataca a nuestro objetivo de misión y, de inmediato, contemplar a nuestros compañeros cazadores replegarse y aprovechar la distracción para afilar armas, comer o simplemente contemplar la escena. Monster Hunter: World presenta un apartado visual cuidado y detallado hasta el último rincón de cada uno de sus entornos, eso sí, en esta entrega somos testigos de ciertos cambios a este nivel respecto a sus predecesores. Mientras los anteriores resultaban más rimbombantes y coloridos, principalmente a nivel de localizaciones y armaduras, esta entrega hace por suavizar estos aspectos en cierto modo y alcanzar una estética más uniforme, conformando así un todo más realista (entre muchísimas comillas).

Monster Hunter World 3

Claro está que no todo es perfecto en este videojuego, y uno de los principales problemas que presenta lo encontramos en el sistema habilitado para convocar a otros jugadores. Por lo general no tendremos ningún problema, pero en las misiones de la historia principal, las cuales suelen presentar escenas de video, se bloquea la posibilidad de que se una cualquier compañero hasta que estas sean visualizadas por quien ha creado la misión. Es una decisión molesta e ilógica hasta cierto punto, ya que una vez presenciemos el video se habilita de ipso facto la función de la bengala de auxilio y pueden unirse jugadores, los cuales tendrán que venir desde un campamento u otro hasta nuestra posición para dar comienzo a la cacería, y generalmente tendremos que parar a esperarlos. La dificultad de la cacería se incrementará en el momento en el que empiecen a incorporarse jugadores, por lo que estos desajustes alteran en cierta medida el ritmo de juego.

Monster Hunter: World reúne los distintos elementos que hemos ido describiendo y los mezcla en un título con un gran componente lúdico. Si bien encontramos una historia principal más o menos interesante, el punto fuerte de este videojuego no está en los aspectos narrativos, sino en aspectos propios del juego, en disfrutar jugando. Es uno de estos juegos a los que podemos echar más de cien horas y seguirá divirtiéndonos, ya que constantemente aprendemos y mejoramos, y cuanto más lo hacemos, mejor nos lo pasamos. Cuanto más pulamos nuestros movimientos y dominemos el errático control, que muy probablemente es así premeditadamente para imprimir dificultad, mayor será la sensación de recompensa que experimentemos. Todo esto hace que Monster Hunter World se retrate como un juego con mucho carácter y, pese a que la fórmula ya tiene recorrido, único y valiente.

 

Nos Gusta: Monster Hunter parece haber conseguido calar entre el público gamer mundial con esta entrega. Esperamos que esto haya dado fuerza a la saga dentro de Capcom y que se siga apostando por ella en el futuro.

No nos gusta:  Como hemos aclarado, se puede afinar en el apartado de la creación de partidas y misiones. Es uno de los pilares fundamentales del juego y el sistema puede resultar impreciso y poco ágil.

 

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Hip Hop Life Xpress

portadaHHLX9_opt

Nueva Hip Hop Life Xpress, vol. 9


Si todavía te queda verano, si dispones de ratos vacíos, en Hip Hop Life Xpress tenemos algo para todos ellos. Y es que, aunque el panorama parezca detenido, las cosas…




Newsletter

Suscríbete y recibe cada viernes o sábado en tu correo todas nuestras novedades, artículos exclusivos y mucho más.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar