B.Boy Clav. “Traspasando fronteras”

Entrevistas | | |Sin comentarios |

Cruzar el charco es fácil. Triunfar en el supuesto país de las oportunidades, no tanto. Veamos cómo se lo está trabajando en este punto B.boy Clav, uno de nuestros b.boys más internacionales.

Texto por Pastron #7. Fotos cortesía del artista

EMPEZAR ARDIENDO

HIP HOP LIFE: Háblanos de tus inicios: del cómo, del cuándo, del dónde y del por qué empezaste en esto del b.boying.

BBOY CLAV: Todo comenzó para mí en septiembre del 2008 con 14 años, viendo la película de “You Got Served” (un clásico de la filmografía de danza) en el autobús del colegio, volviendo de una excursión. Allí estaba, frente a la pantalla, viendo a los b.boys bailando, y automáticamente supe que eso era para mí, que tenía que aprender. Fue como una epifanía, excepto que, en vez de música celestial, sonaban funk beats de fondo.

Busqué escuelas en Barcelona por Internet mientras aprendía de tutoriales de YouTube y encontré la escuela Así se baila donde B.boy Junior, de Fallen Angels (grupo mítico de la Ciudad Condal) daba clases. Él quiso que empezara en nivel básico, y le reté a que me pusiese en avanzado, que aprendería más rápido que nadie. A los tres meses, y después de empaparme de todo lo aprendido con él y los compañeros, decidí buscar otro tipo de aprendizaje, porque mi nivel de dedicación en la escuela hizo que superara al resto de los estudiantes. Comencé a entrenar por libre con Rob, otro compañero de las clases y otros b.boys de Barcelona en lugares clásicos del b.boying barcelonés como Montbau, Les Corts, MACBA, etc.

HHL: ¿Quiénes han sido tus influencias?

BBC: La gente que más me influyó en mis comienzos en el breaking fueron mi primer grupo, Rhythm Rebels. Al año y medio de haber comenzado a bailar, en mi etapa en España, apenas entrenaba. Además, hice malas amistades y estaba todo el día en la calle haciendo de todo menos “el bien” y el breaking era algo que hacía muy ocasionalmente, aunque seguía disfrutándolo con la misma pasión.

Tuve que darle un giro de 180º a mi vida y a los 17 me fui a vivir a Irlanda porque cada vez mi camino se oscurecía más y más. Allá solo, y sin conocer a nadie, me buscaba rincones de la ciudad donde entrenar. Un día me encontró por casualidad el grupo Rhythm Rebels, uno de los mejores grupos de hip hop del país. Tenían un estudio, Flava Floors donde impartían clases de baile y graffiti, y los b.boys podíamos usarlo para bailar.

Ahí volqué mi vida en el breaking y en el hip hop al 200%. Nacieron sueños, una nueva visión de la vida, rompí con antiguas amistades y forjé nuevas, por fin vi las cosas con más claridad y me acerqué a aquello que era lo que quería, la música y el baile.

Durante los tres años que residí en Cork conseguimos grandes cosas, ganábamos todos los campeonatos nacionales y comenzamos a viajar internacionalmente a competir. Hoy en día sigo compitiendo con el miembro más activo del grupo, Cian, en campeonatos mundiales a través del mundo.

HHL: ¿Cómo definirías tu estilo?

BBC: Podría decir que mi estilo es una extensión de mi personalidad. Soy una persona espontánea, pero a la vez muy estructurada y metódica en todo lo que hago. También definiría mi estilo como original, siempre trato de crear conceptos y movimientos nuevos que no se han hecho antes. Musical, desde que el DJ pone la primera canción estoy en sintonía y todos mis movimientos van con la música, pues es parte de mi estilo y considero que eso es lo más fundamental en el breaking. Dinámico y completo, me gusta una estructura dentro de mis rondas, tocar diferentes niveles y todos los aspectos del breaking: toprock, footwork, freezes y powermoves, de maneras diferentes y originales.

A lo largo de la vida, todos cambiamos, maduramos, y eso me ha sucedido a mí en el breaking. No bailo igual que bailaba hace 5 ó 10 años, pero tampoco soy el mismo Marc, y como todo arte es una expresión del propio ser, los cambios en mi persona se ven reflejados en mi baile.

Dependiendo de la energía del lugar donde baile, bailaré más cómodo o no. Dependiendo de la batalla o competición bailaré más agresivo o más pacífico o dependiendo de la canción bailaré con una energía u otra. Todavía tengo muchísimo que aprender, y siempre seré estudiante de este arte, pues lo más bonito es que no hay barreras ni normas en el breaking que te cierren las puertas de la imaginación.

INSPIRACIÓN CASERA

HHL: ¿Quiénes son esos referentes, esos bailarines que te sirven de inspiración?

BBC: Los bboys que más me han inspirado a lo largo de mi vida y me han ayudado a llegar donde estoy ahora son los integrantes de mis grupos. Por un lado, Rhythm Rebels, b.boys como Cian, Adam, James, Inés y Shane y Furious Styles, b.boys como Artis, Cherboogie, Sier, House, Ros, Stuntman, Gold y Toni. Como referentes mundiales a los cuales también puedo considerar mentores y amigos son B.boy Grazy y B.boy Xak de Madrid y otras dos grandes inspiraciones y amigos también son B.boy Jorge y B.boy Joserra de Valencia.

Asimismo, una mención especial a todos aquellos b.boys contra los que he batallado y han sido mis rivales, pues he aprendido más de mis derrotas que de mis victorias, y son ellos y lo que creamos en la pista, una parte del todo que enciende mi llama competitiva y que me empuja en momentos de cansancio y desmotivación. Como cualquier cosa en la vida, la rivalidad se queda dentro de la pista y fuera hay que mantener cordialidad y amistad. Pero bueno, ya sabes lo que dicen, “mantén cerca a tus amigos, pero aún más a tus enemigos”. En el mundo globalizado que vivimos conviene conectar con los demás y conectar con la cultura.

HHL: ¿Nos describirías tu rutina de entreno?

BBC: Mi rutina de entreno a nivel de horario suele variar, dependiendo de trabajos o ensayos, pero siempre me aseguro de entrenar 5 a 6 días a la semana breaking y 3 ó 4 días físico. No entreno cada día breaking 4 ó 5 horas como si no hubiese un mañana (cosa que hice durante hace ya unos años), ni levanto 200 kgs. en press de pecho haciendo físico, pero sí que creo que es fundamental un entreno cualitativo, es decir, escribo y estructuro mis entrenos inteligentemente para poder optimizar más el tiempo, no sobreentrenar grupos musculares y así poder entrenar más días.

Mis entrenos físicos consisten en entrenos de fuerza, flexibilidad y movilidad que me ayudan en el breaking y a prevenir lesiones. Con el tiempo he aprendido que cada b.boy tiene su fórmula de entrenamiento y su forma de aprender moves, pero siempre incentivo a los b.boys a que estemos abiertos a aprender a cómo mejorar nuestro breaking y la salud fuera de él, pues somos artistas  de un arte extremadamente físico y atlético.

A lo largo de mi carrera, profesional y artística me he documentado sobre actividad física y breaking, hecho que, sumado a mi experiencia extensiva con otros b.boys, y mi títulos como Instructor de fitness, entrenador personal y coach deportivo me han animado a crear un método de entreno específico para breaking que potencia diversos factores como la movilidad, fuerza, explosividad, resistencia y recuperación.

HHL: Relajemos el tono de la entrevista y ayúdanos diciendonos cinco temas musicales que no pueden faltar en tu baile

BBC: Wu Tang Clan, “Triumph”. Four Owls, ft.Dirty Dike, “Assasination”, Ocean Wisdom, “Walkin”. DJ Bros, “Battle”, DJ Rafaka, “Veneno».

 NUEVOS MOVIMIENTOS

HHL: ¿En qué crees que ha cambiado el break desde que empezaste?

BBC: Ha habido un gran salto en cuanto a dificultad y perfección. Cada día en el breaking nos asombramos viendo movimientos nuevos que hace 10 años eran inimaginables y, además, ejecutados por gente cada vez más joven.

Igualmente ha habido un aumento en la presencia de campeonatos mundiales y el breaking competitivo ha derivado hacia movimientos más espectaculares y llamativos, de gran dificultad y riesgo. Si bien es cierto que hay otros eventos más underground y hay quien valora más la originalidad, la fluidez y la musicalidad y hay quien lo valora todo por igual.

Hay ciertas competiciones que tienen o buscan un ‘formato’ concreto de breaking, por lo tanto, si quieres ganarlas tendrás que adaptarte al formato; hay otras que, dependiendo de los jueces, ese día puedes gustar más o menos.  Al final, en el breaking hay muchos factores que influyen en ciertas decisiones, pero bailar tu estilo, aquello que para muchos es pasión y trabajo, es algo que difícilmente va a cambiar.

HHL: ¿Y cuál crees que ha sido el papel de marcas e instituciones en la evolución del break en los últimos años?

BBC: Desde mi punto de vista y experiencia en los últimos años las grandes marcas han ayudado a comercializar el breaking y popularizarlo, lo cual es positivo, pues esto conlleva mucho dinero y oportunidades de trabajo, pero dependiendo de la marca o institución el trato que los b.boys han recibido no ha sido el mejor o el que deberíamos tener.

Hay que decir también que muchos b.boys al ser “de calle” tampoco han actuado con la disciplina o ética de trabajo que deberían y por ello algunas marcas nos han tachado para siempre. Es una balanza de situaciones, hay muchos b.boys que lo ven como algo positivo y muchos otros como negativo. Lo importante es tener claro tu camino y, ya sea en la calle o en un estadio, saber por qué lo haces.

Creo que siempre habrá discrepancias en nuestra comunidad, pero al igual que vendrán muchas oportunidades de trabajo nuevas para muchos b.boys que estamos dispuestos a trabajar y vivir bien de ello. Si bien es cierto que hay un auge de movimientos artísticos urbanos, visible tanto en la música como en el baile, estoy seguro de que mi lugar está en oficializar y profesionalizar todo lo que pueda el breaking y mi propio baile. ¿Será fácil? Seguramente no. Habrá desigualdades y complicaciones, como en todos lados, pero el futuro es inevitable, e inevitablemente nuestro, y solo nosotros formando parte de él podemos ayudar a moldearlo.

HHL: ¿Cómo y cuándo decides cruzar el charco?

 BBC: La primera vez que crucé el charco fue con 20 años para ir a vivir a Miami 12 meses, desde entonces todos los años he viajado a Los Ángeles o a Nueva York con mis grupos a participar en campeonatos mundiales. La última vez que viajé a Los Ángeles, en 2018, sentí que ya estaba preparado para intentar cruzar el charco y vivir en la ciudad de aquellos que salían en la película de baile que había visto cuando era un chiquillo… Y lo cumplí.

Desde pequeño mi sueño siempre fue ir a vivir a América, conocer donde nació el hip hop y la tierra de las oportunidades en nuestro sector. Con 20 me presenté a una entrevista de trabajo y me contrataron para trabajar en una empresa en Miami, fue todo muy surreal. Ahí viajé por todo USA, competí e hice amistades por todos lados.

Fui regresando todos los años sabiendo que algún día regresaría a intentar vivir en Los Ángeles y trabajar en la industria de Hollywood. En 2018 le pregunté a un amigo de USA cuánto necesitaría ahorrar aproximadamente para empezar una nueva vida en LA. Me dio una cifra, me la puse de objetivo y me dije a mí mismo que lo conseguiría. Así fue, me fui a Los Ángeles con mis ahorros y mucha determinación en conseguir el visado, poder trabajar y vivir en los Estados Unidos legalmente y cumplir mi sueño.

EN LA TIERRA DE LA LIBERTAD

HHL: ¿Cómo fueron esos inicios y el asentamiento en USA?

BBC: Al llegar a Los Ángeles pensé que todo pasaría más rápido y con más facilidad, pensé que el visado lo conseguiría en poco tiempo, pero no fue así. Todavía sigo con los trámites y estoy en Estados Unidos como turista, viviendo de mis ahorros de dos años.

Poco a poco y con paciencia todas las piezas del puzzle van encajando, y la experiencia es extraordinaria. Para conseguir un visado de artista necesitas que una de las cuatro grandes agencias de representación de talentos de Hollywood te haga un contrato. Yo no sabía ni dónde empezar. Después de ir puerta por puerta a todas, mandar una cantidad indecente de correos electrónicos y preguntar, conseguí una entrevista con una de ellas, llamada MTA, y que forma parte de las más prestigiosas del sector.

Todo fue mejor de lo esperado y me ofrecieron un contrato por unos años. América no te pone las cosas fáciles, más allá del American Dream hay muchísimo trabajo, pero el breaking tampoco lo hizo nunca y no por ello dejé de intentarlo.

HHL: ¿Cómo es un día en la vida de Marc allá, en los States?

BBC: Mi día a día es sencillo, pero completo. Como estoy aquí como turista temporalmente y no puedo trabajar aun, mi día a día consiste en lo siguiente: me levanto temprano, voy al café que tengo al lado de casa y con el portátil trabajo de dos a tres horas en documentos que necesito para el visado, reviso noticias, me informo sobre el breaking y lo que te decía anteriormente, de cómo mejorar los entrenos. Después, armo mi mochila y me voy a entrenar físico con mis amigos. Regreso a casa para comer y me pongo a trabajar otras tres horas en burocracia (documentos, networking…) y a la tarde vuelvo a llenar la mochila para terminar el día entrenando breaking con algunos de los mejores bboys de la escena nacional americana.

Llego a casa a medianoche, ceno y a dormir. Los días que descanso por las mañanas trabajo en hacer networking, aprender de b.boys que están ya establecidos en la industria de Hollywood o tomar clases de hip hop coreografía, requisito imprescindible para trabajar en tours para cantantes o videoclips. Cuatro horas al día se me van en transporte público, ya que en el Condado de Los Ángeles viven 10,16 millones de personas y su superficie es mucho más grande que mi querida Barcelona, pero esas horas me vienen genial para leer y estudiar.

Algunos de mis libros que ahora mismo están en mi mochila son “Rich Dad Poor Dad”, de Kiyosaki“The Champions Mind” de Afremow y “Elon Musk. El empresario que anticipa el futuro”, de Vance. En unos meses, cuando ya tenga todo el papeleo y haya conseguido el visado, mi día a día será ir a castings y audiciones para tours, videoclips, películas, anuncios, ¡y lo que salga! En Hollywood hay una constante demanda de b.boys.

HHL: Pues hasta aquí hemos llegado. ¿Tienes unas últimas palabras?

BBC: Quiero mandar un fuerte saludo a mis grupos de hip hop, a mis inspiraciones y maestros, a todos los b.boys con los que he tenido el placer de compartir momentos, a mi familia, que me apoyan en mis alocadas aventuras de perseguir mis sueños y a todas las organizaciones y colectivos como Ritmo Urbano, de La 2 de TVE o HipHopLife.es, que seguís trabajando para que el hip hop perdure y gente como yo pueda contar su historia y de alguna manera poner mi granito de arena en nuestra escena nacional e internacional.

En especial, quiero motivar con mi historia a todo aquel que persiga sus objetivos y sus sueños, sean cuales sean, y que no se queden sin intentarlo por el miedo de fracasar. El ‘no’ siempre lo tenemos y es sorprendente lo que podemos llegar a conseguir si de verdad nos proponemos algo en cuerpo y alma. Me gusta mucho esta expresión, “en cuerpo y alma”, pues resume el éxito tras la pasión de nuestras mejores acciones.

Puede haber factores externos que tendrán su influencia en tus acciones y el breaking, como la vida, no es un camino sencillo. Pero si algo me ha enseñado el hip hop desde bien pequeño es que las barreras nos las ponemos nosotros mismos en la cabeza y que si puedes imaginarlo y crearlo en tu mente, muy probablemente puedas hacerlo realidad.

 

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar