Subze. “En busca de la felicidad”

 Subze es el seudónimo de Miguel Ángel, un artista de la localidad alicantina de Elda, que cuenta con decenas de millones de visitas en la red, donde sus trabajos han causado gran revuelo. Sin duda no deja indiferente nada de lo que hace, como “Sonríe, todo va a salir mal” (Mueve Tu Lengua), el libro que aquí nos presenta, reflejo de sus dudas y miedos. Un viaje por su alma, una introspección cargada de sinceridad. 

Texto por MC Alberto. Fotos por cortesía de Subze.

 MÁS ALLÁ DE LAS CANCIONES

 HIP HOP LIFE: ¿Cómo te presentarías a quienes no saben de tu trayectoria?

 SUBZE: Subze es un hombre, un chaval, un artista, con miles de defectos, millones de inquietudes y miedos, que trata de desahogarse escribiendo desde hace 15 años, cuando la música solo era un hobby sin futuro hasta ahora, que se ha convertido en profesión. Lo mío te puede gustar o no, pero no te va a dejar indiferente, porque no habrás escuchado o leído a alguien haciendo algo, ni siquiera parecido. Y eso me llena muchísimo, aunque quizás no llene tanto mis bolsillos.

HHL: ¿De dónde proviene el apodo de Subze? ¿Tiene algo que ver con el personaje ficticio de la saga de videojuegos Mortal Kombat?

S: Me avergüenza reconocerlo, pero sí. Cuando empecé a rapear en 2005, un compañero me dijo que cuando montaba en mí moto azul con el casco y las pintas… parecía Sub-Zero de Mortal Kombat, y tuve la pésima idea de cogerme ese AKA. Con el tiempo lo cambié a Subze que sonaba mejor. Y ahora ya, es para toda la vida. Lo llevo hasta tatuado.

HHL: Adentrándonos en el libro, ¿por qué “Sonríe, todo va a salir mal”?

S: La mayoría de libros de prosa poética, también los escritos por raperos, suelen estar plagados de poemas y frases sobre amor, y redundan mucho alrededor de los mismos temas. El mío contiene mucho más. Tiene poemas, amor y desamor, pero también muchas reflexiones sobre la sociedad, igualdad de oportunidades, capitalismo, positivismo impostado implantado por la nueva corriente de coaches y el espíritu Mr. Wonderful, relatos cortos, anécdotas de música, enfermedades mentales, racismo… Más que un libro de poesía, es un libro de reflexiones.

 HHL: ¿Qué ha significado para ti escribir un libro?

 S: Un descubrimiento. Cuando la gente de la editorial Mueve Tu Lengua me lo propuso, me lancé a la aventura sin pensarlo. Cuando creas una canción, estás atado a las formas de la música, tienes que escribir con una estructura, que vaya todo en verso y con una duración limitada. Esto se rompe con el libro, y de repente puedo escribir de algo que me inquieta sin estar atado ni al verso, ni a la duración. Puedo explayarme con total libertad y eso te da un mundo de posibilidades, te abre la mente una barbaridad. El aprendizaje ha sido tremendo. Escribir este libro, ha sido la mejor decisión de mi carrera. Todo lo que ha venido tras su lanzamiento, ha sido muy positivo.

 VALENTÍA, ESFUERZO Y CONSTANCIA

 HHL: En “Sonríe, todo va a salir mal”, ¿hay algo plasmado de toda aquella época tras “Ciclos, dietas y viceversa”, en que grabaste el videoclip “The Boss”, con el televisivo Rafa Mora? ¿Cómo marcó aquello tu carrera tanto en lo positivo como negativo?

 S: Nada, salvo alguna secuela que puede quedarme de ello. Lo pasé fatal, fue una de las experiencias más desagradables de mi vida, y tras años de penitencia, conseguí superar aquello, algo que pensaba que me perseguiría toda la vida. Durante algunos años necesité hablar del tema en canciones para sacar ese dolor, hasta que en 2018 saqué “Crucificado”, una canción donde digo todo lo que tenía decir, y decidí no volver a hablar de ello jamás ni en mis canciones ni en mis libros. Yo era un crío de 20 años, al que le ofrecieron fama y dinero por escribir un tema a un famoso, y lo acepté ingenuamente. Fue la peor decisión de mi vida, pues aquello supuso mi sepultura dentro de la cultura hip hop durante un lustro, el veto absoluto por parte de artistas, eventos, productores o prensa.

Fueron años muy duros y difíciles, donde era un apestado y que solo el paso del tiempo, la llegada de las nuevas generaciones y mi trabajo duro, ha conseguido borrar. También tengo que decir, que aquello fue una cagada y entiendo perfectamente aquel rechazo, pues jamás debí aceptar. Pero también digo, que quizás sin aquel veto y aquella cagada, yo jamás estaría aquí, porque fue precisamente lo que me motivó para callar la boca de todos y llegar hasta donde estoy.

 HHL: Entre líneas se deduce que la angustia, la depresión y la ansiedad envuelve al libro.

 S: Si. Yo no tengo miedo a decirlo, tengo trastorno de ansiedad desde 2007 y sufrí una depresión a finales de 2011. La ansiedad me acompaña en mi día a día, a veces peor y otras mejor, pero está ahí. Doy gracias, porque desde que la música se convirtió en mi trabajo y mi carrera explotó, estoy viviendo la mejor etapa de mi vida, la ansiedad y mis mierdas, están super controladas. Pero he tenido muchos años de tocar fondo, de pasarlo realmente mal en mí día a día.

Y aun estando bien actualmente, necesito sacar ese dolor, contar esas experiencias en mis canciones y libros. En primer lugar, porque me ayudan muchísimo a mí mismo, en segundo lugar, porque ayudan a muchas personas que se sienten identificadas, y en tercer lugar, porque lamentablemente, me inspira muchísimo el dolor y se me da extremadamente bien. Al contrario, escribir positivo, de felicidad y de buenos tiempos, ni me inspira ni me sale realmente bien. Escribo mejor cuando estoy jodido.

 HHL: Para todos tus “odiadores”, este libro es toda una declaración de intenciones.

 S: Hace mucho tiempo que dejé de pensar en mis odiadores. Me gusta tenerlos, he de reconocer que el hate siempre me ha puesto un poco cachondo. Sufrí demasiado en su día, y el que sufro ahora me parece un juego de niños con el que, culpablemente, disfruto. Ya dijo Tote, “sabré que estoy acabado el día que no tenga haters”, así que son necesarios. Respecto a la pregunta, el libro no es una declaración de intenciones en referencia a los haters, es una declaración de intenciones de Subze al panorama de la música y la literatura, que dice “estoy aquí, y he venido para quedarme, esto solo es una pequeña muestra de todo lo que puedo hacer”.

 NO MÁS BULLYING

 HHL: Tanto en el libro con versos en “Dos historias de bullying” como en tu canción “Stop Bullying”, tratas este tema de maltrato físico y/o sicológico tan lacrado a la par que ocultado en nuestra sociedad.

 S: Ciertamente, con este tema intenté tratar una temática que considero clave, sobre todo en edades tempranas, y que puede marcar a una persona para toda su vida. Es muy importante que los chavales se conciencien sobre esta lacra y corrijan ciertas actitudes, y nosotros, los cantantes tenemos un papel clave, pues una gran parte de nuestro público se encuentra en estas edades, y tristemente, hoy en día prestan más atención a lo que les dice su cantante favorito que a lo que les dice su profesor o sus padres. Y no solo me quedo en este texto o en esta canción, habitualmente acudo a colegios, institutos y centros a dar charlas sobre ello, incluso participé en una obra de teatro sobre ello en Italia para todos los institutos del país.

También decir que ganamos el Premio Zapping por esta iniciativa, frente a iniciativas como las de Ruavieja o Ikea. Y que, hablando de esto, ganáramos un premio tan importante a nivel nacional, frente a dos multinacionales, creo que habla bien de cómo la sociedad está cada vez más concienciada frente a esto. Como anécdota quiero decir que yo jamás sufrí bullying, de hecho, tuve ciertas actitudes y silencios de los que estoy profundamente arrepentido. En mi clase, una chica sufría bullying por parte de otras compañeras, y se acabó suicidando. Yo tenía buena relación con ella, solo teníamos 15 años, y esta experiencia nos marcó a todos para siempre.

 HHL: ¿Hay bullying en el hip hop?

 S: Por supuesto. En la música en general y en la industria existe el bullying, pero en el hip hop lo he visto de cerca. Primero he visto el bullying que se nos hacía desde otros géneros musicales, desde radio, medios, discográficas y desde la sociedad, cuando este movimiento era muy minoritario y éramos 4 bichos raros. Y el rap está lleno de estas actitudes. Muchos medios especializados son tremendamente sectarios, publican solo lo que les interesa y a aquellos artistas que están dentro de lo a ellos les gusta.

Mi filmmaker, por ejemplo, escribió a Fleek Mag pidiendo que publicaran un video mío y estos le respondieron lo siguiente: “No publicamos nada de este artista”. Otros medios, que no nombraré, han rechazado entrevistas mías porque “no nos gusta lo que hace”. Cuando en 2012 y 2013 empecé a sacar canciones de trap, con autotune o simplemente estribillos cantados, mucha gente del movimiento se mofó en redes con insultos llamándome “vendido”. Ya no te cuento la de amenazas y vetos que recibí con lo de Rafa Mora, pero esto pude entenderlo. En mi ciudad se hizo un proyecto con canciones y videoclips de todos los artistas de la ciudad, y el único que se quedó fuera fui yo. En otro concierto que organizaba la izquierda en Madrid me contrataron y fueron los mismos artistas los que me vetaron.

Y así podría contarte mil historias de bullying dentro del hip hop, tanto a mí como a miles. En los últimos años, el movimiento se ha abierto mucho y se ha acabado con muchos prejuicios y purismos propios de generaciones anteriores, y estos casos ya se dan muy poco. De hecho, salvo lo que te he contado de los medios, yo hace años que no sufro estos comportamientos. Pero en el rap ha habido muchos casos de bullying. Me vienen a la cabeza artistas como Porta o Haze.

 HHL: ¿Y crees puede haberlo desde la política, instituciones y los medios?

 S: El bullying existe desde cualquier ámbito de la sociedad en el que existe gente con poder y medios que pueda usarlos para hundir al que se encuentra en una posición de debilidad.

 

 FRENTE AL ESPEJO

 HHL: ¿Solo en Disney sigue habiendo princesas?

 S: En Disney y en la Casa Real, desgraciadamente (risas). Fuera de bromas, tenemos que acabar con esa concepción de las mujeres como princesas vulnerables a las que hay que salvar, cuidar, proteger y tratar con delicadeza extrema, pues solo contribuye a potenciar los prejuicios de una sociedad patriarcal que tenemos que desechar. Las mujeres son fuertes, son guerreras, son libres. Y los hombres no nos podemos arrogar ese papel de machos protectores, que más bien representan valores de otros siglos, para construir una sociedad realmente igualitaria.

 HHL: ¿Cómo distinguir a un macho de un débil?

 S: Cuando hablamos de hombres, se suele hablar del macho como protector, aquel ser que tiene una serie de cualidades socialmente ligadas al hombre, la fuerza, el no mostrar sus sentimientos y emociones. Y se habla del hombre débil del que se comporta como se supone que lo hacen las mujeres, aquel que llora, si muestra sus sentimientos le llaman nenaza o mariquita, que no tiene una actitud de macho alfa.

Pues yo digo que no, que estos hombres, precisamente, los que muestran sus debilidades y se comportan de esta manera, son los machos, y quienes intentan aparentar una imagen de dureza y masculinidad, son precisamente los más débiles, porque quien fuerza una pose por miedo a la realidad o a las burlas, es precisamente el más débil de todos.

HHL: Por tu propia experiencia, ¿qué le dirías a alguien que sienta pánico ante exponerse públicamente por medio de cualquier manifestación artística?

S: Suena a tópico, pero que no haga caso de ese miedo. Vida solo hay una, se acaba y ya está, todo lo que no hagas en la vida, no podrás hacerlo jamás. No hay segundas oportunidades, no hay insert coin para resucitar. Es triste como mucha gente me dice “a mí me gustaría cantar, actuar, escribir… pero no lo hago por miedo al qué dirán, a la exposición…” y nunca lo hacen por ese miedo. Ese miedo también lo tuve yo, pero siempre pesaron más mis ganas, mi sueño, y lo que yo quise frente a lo que pudieran decir o ese miedo. Si hubiese hecho caso a ese miedo, jamás hubiera sacado un libro, o tenido una carrera musical, no hubiera hecho giras, no hubiera cantado en Latinoamérica… En definitiva, no hubiera vivido las mejores experiencias de mi vida.

SIN PELOS EN LA LENGUA

HHL: Tanto en tu faceta musical como literaria, vemos una marcada línea por la preocupación política y social del país.

S: Hasta los 24 años era totalmente apolítico, venía de la cultura del bipartidismo, PP-PSOE, que en definitiva son lo mismo con ciertos matices, veía que nada cambiaba, gobernasen unos u otros. Fue con la nueva política, movimientos como el 15M, la crisis y a base de mi interés en la historia y la música de ciertos grupos que escuchaba, que comencé a interesarme por la política y me nació esa preocupación social, plasmándolo en mis canciones, convirtiéndome en un ser totalmente politizado, lo cual nada más que me ha dado disgustos, porque cuando juegas en el bando de los perdedores, de los débiles, aunque tengas la razón, vas a sufrir derrotas constantemente.

HHL: Tienes frases contundentes para el nacionalismo y el patriotismo.

S: Totalmente. Yo me considero patriota, que no es lo mismo que nacionalista. Mi patria es mi gente, mi familia, y quienes me importan. Y luego, mi patriotismo no se identifica con una bandera, un himno, un ejército o un Rey. Mi patria es aquello que me hace sentir orgulloso de pertenecer a ella. En el caso de España me siento orgulloso de su sistema de salud pública, de quienes lucharon contra la dictadura, sus gentes, gastronomía, patrimonio histórico, su tolerancia con las personas LGTBI… Mi patria no son reyes, toros, banderas, himnos, desfiles militares, una pulserita en la mano y una bandera en el balcón…

HHL: ¿Por qué crees que el poder le tiene tanto miedo al arte, a pensar, planteando incluso eliminar asignaturas como Filosofía? ¿Es el arte un deporte de riesgo en el siglo 21?

S: El poder no es tonto. La gente que de verdad gobierna, como grandes corporaciones, bancos mundiales, el poder económico y sus marionetas políticas y mediáticas… sabe que un pueblo formado es peligroso para sus intereses. Entonces conocen qué medios utilizar para atontar a la población, pan y circo constantemente y la eliminación de cualquier resquicio de cultura que pueda ponerlos en peligro.

Y así vemos a las nuevas generaciones, enganchadas a las drogas, las casas de apuestas, admirando a influencers y youtubers, escuchando a artistas que solo hablan de dinero, mujeres, drogas, mientras quien es crítico puede acabar en la cárcel por una canción o un tweet… El poder nos tiene exactamente donde quiere.

 

HHL: ¿Existe libertad e igualdad de oportunidades en este mundo materialista en el que somos esclavos del reloj que marca nuestra existencia?

S: Evidentemente no. Hablo de ello en mis libros y en la canción “Igualdad de oportunidades”. No tienen las mismas oportunidades un niño que nace en el seno de una familia a la que le cuesta llegar a fin de mes, que quien nace en una familia rica. O quien tiene que estudiar y trabajar a la vez, frente a quien sus padres pueden pagarle una educación privada. Y así miles de casos.

HHL: ¿Quiénes son los tontos útiles?

S: Aquellos que se creen muy listos y que su estupidez solo sirve para que alguien se aproveche de ella. Un ejemplo lo son aquellos que se dicen “políticamente incorrectos” y en la mayoría de casos son exactamente lo que el poder quiere, pues no cuestionan lo fundamental. O quienes se visten de transgresores en la música, pero están reproduciendo en sus canciones los ideales que quieren los de arriba. ¿De qué sirve que un rapero o un trapero sea un outsider de cara a la sociedad, si en sus canciones solo nos habla de dinero, drogas, lujo y mujeres? ¿De qué sirve ser políticamente incorrecto si estás cuestionando el feminismo, pero no te cuestionas los pilares de nuestra sociedad como el capitalismo o la monarquía?

 ¿EL AMOR LO SANA TODO?

HHL: ¿Cómo se alimenta el amor propio frente a la inundación de relaciones tóxicas que nos generan incluso dependencia?

S: Es muy difícil. Cuando uno se encuentra en una relación tóxica, en la que reinan la dependencia extrema, los celos, la desconfianza, y la posesión, lo normal es que pierda la percepción de quién es, que pierda su amor propio, su personalidad y su sino fuera de esa relación. Quizás lo mejor que puedes sacar de eso es, una vez finalizado, el aprendizaje sobre cómo no tienes que comportarte, sobre qué no hay que hacer en una relación, y sobre todo aprender a valorarte a ti mismo/a. Yo, por ejemplo, no empecé a hacerlo hasta que no salí de una relación de este tipo.

HHL: A pesar de todo, ¿hay razones para creer en el amor?

S: Siempre hay razones para creer en el amor, a pesar de que el amor no entienda de razones. El amor puede ser tóxico, acabar contigo, con tu autoestima, destrozarte el corazón, darte las peores sensaciones que puedas experimentar en la vida. Pero cuando estás realmente enamorado y eres correspondido, sientes que puedes volar, no hay sensación más increíble que esa. Una persona que nunca ha amado nunca ha vivido.

HHL: ¿Escribir te sigue salvando?

S: Sí. Cada día de mi vida.

 HHL: ¿Próximos proyectos? Tenemos noticias recientes de que andas tramando algo con el equipo de Altafonte, Bolt Music, Rigor Mortis y la discográfica Boa…

S: Tras mi explosión en 2017, todo han sido singles sueltos, mi primer libro y una pequeña gira por España y Latinoamérica. Ahora toca dar un paso más. Por eso, este año saldrá nuevo libro y mi primer disco profesional, estoy trabajando para que suponga el salto definitivo a la primera división del panorama. Tras el verano publicaré el disco para el cual estoy trabajando con Altafonte y Bolt Music en conjunto.

Tampoco puedo adelantar demasiado, pero diré que es el proyecto más ambicioso de mi carrera, el concepto es totalmente innovador, las colaboraciones tanto vocales y musicales son de primerísimo nivel y está cogiendo una forma impresionante. Me muero de ganas por terminarlo y que la gente juzgue. A partir de ahí, espero que todo lo que venga sea bueno.

HHL: Estaremos pendientes de tus novedades que pintan muy interesantes. Muchas gracias Subze, sigue sonriendo y sin tener miedo a ser feliz…

S: Muchas gracias por la entrevista, me ha encantado. Os deseo todo lo mejor, tanto a vosotros como a cualquiera que haya dedicado unos minutos a leerla.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar