Classic Material: Onyx

Reportajes | | |Sin comentarios |

onyx

Texto por Santiago Tadeo Cervera

Si crees que el hip hop debe ser positivo, optimista, alegre, alejado de violencia, drogas, crímenes… es decir, al estilo de De La Soul o Black Sheep, entonces será mejor que no escuches a Onyx. Para todos los demás, acercaos a este grupo, porque es un auténtico espectáculo. La etiqueta rap hardcore se le queda pequeña a este cuarteto (posteriormente reconvertido en trío) de la Costa Este. Lo suyo es más que rap hardcore, es un nivel superior: la vertiente más agresiva del hip hop no volvió a ser la misma tras su aparición en la escena.

DE TRIPAS, BILIS

El hip hop tiene una cara amable y luego tiene la opuesta que es, literalmente, como el rostro enfadado que lleva años siendo el logo de Onyx. Ese que, en la web del grupo, se transforma en un gorila con aspecto agresivo. En definitiva, Onyx era el grupo que en lugar de rapear, soltaba bilis por la boca, cosa que resultaba irresistible. Los MC’s estaban tan enfadados con el mundo que a veces ni se les entendía bien, gritaban más que rapear. Pero empecemos como debe ser, por el principio de los tiempos, cuando Fredro Starr, Big DS y Sonsee formaron, en 1988, un grupo cuyo nombre podéis adivinar. Antes del final de la década ya tenían reputación por sus fiestas, nada extraño cuando sabemos que formaban un colectivo desde el instituto. En 1990, Profile Records editó un doce pulgadas con cuatro versiones del tema “Ah How We Do It Like This”, pero por lo visto no cuajó. Todo cambió cuando conocieron a Jam Master Jay, que pidió nuevos temas al grupo antes de tomar la decisión de ficharlos. Entonces, dado que Big DS y Sonsee estaban en Connecticut, Fredro llamó a su primo, Sticky Fingaz, y entre los dos grabaron varios cortes. Uno de ellos fue “Stick and Move”. En cuanto el DJ de Run-DMC lo escuchó les abrió las puertas de su sello, JMJ Records, no sin antes preguntar quién era el MC de la voz profunda. Así fue como Sticky Fingaz pasó definitivamente a formar parte del grupo.

A partir de ahí todo fue rápido. En 1993 ya estaba en las tiendas su debut, ‘Bacdafucup’ (Def Jam), que grabaron mientras veían los vídeos de Das EFX, con producción de Jam Master Jay, su impagable mentor, y, según ellos mismos confesaron posteriormente, bajo la influencia de “muchas drogas”. Si editar en Def Jam ya era un logro (Fredro: “cuando nos fichó, eso significada algo: Beastie Boys, Run DMC, LL Cool J, Public Enemy…”), más lo fue que el álbum vendiera seis millones de copias en todo el mundo, impulsado por el tremendo éxito del single “Slam”. Aquel año, cuando se pinchaba el hit, se desataba la locura; la gente saltaba, se empujaba, se organizaban peleas (tanto simuladas como reales), así que al final el DJ tenía que parar la música. Bastó para convertir a Onyx en una de las sensaciones del año en materia hip hop, y en una de las más influyentes, además. Pero no todo era positivo, porque la NAACP impidió su actuación en el descanso de un partido de fútbol americano, tachándoles de “desgracia para los negros”, seguramente por el asalto de un avión protagonizado por Sticky poco antes. El interesado no parece muy dolido. “Deberían cambiarse el nombre antes de hablar conmigo. ¡Gente de color! (Colored People en ingles, de ahí el CP de las siglas, n.de r.) ¿Quiénes son las personas de color? Viví en África seis meses y ‘gente de color’ era muy ofensivo”.

¿DESPEDIDA Y CIERRE?

Tras el debut, llegaron ‘All We Got Iz Us’ (1995) y ‘Shut ‘Em Down’ (1998 ), y cada uno vendió menos que el anterior, así que Def Jam se deshizo rápidamente del grupo. Sticky lo dijo claramente: “no querían darnos dinero”. Fredro, en cambio, considera injusta su salida de la discográfica. Y es que, según su versión, Russell Simmons, el dire, utilizó a Onyx como reclamo comercial para vender el 50% de Def Jam a Polygram por 80 millones de dólares, de modo que pudo pagar su deuda de 40 millones con Sony (su distribuidora hasta entonces) y emplear el resto para impulsar el sello. Luego, cuando Onyx dejó de resultar comercial, se acabó la relación. Los movimientos empresariales que cita Fredro son ciertos, y es verdad que Def Jam no pasaba por un buen momento a principios de los 90 porque sus principales artistas no estaban vendiendo mucho, problema que se solucionó tras la asociación con Polygram en 1996. Pero cuánto hay de verídico en esta historia y cuánto de exageración es algo que solo Simmons sabrá. Antes de que su atractivo comercial se apagara del todo, eso sí, Onyx grabó dos notables colaboraciones con la banda de rock Biohazard, incluyendo una remezcla de “Slam” firmada como Bionyx. Por último, hay que reseñar que Big DS dejó el grupo durante la grabación del segundo disco: hay tantas versiones acerca de la razón de su marcha que es imposible reproducirlas todas aquí.

GENÉTICA ENERGÉTICA

Cuando sus mejores tiempos parecían lejanos, Onyx decidió volver a empezar editando, en el 2002, ‘Bacdafucup Part II’. Buen intento, forasteros… pero no funcionó. Todavía menos repercusión tuvo su quinto trabajo, ‘Triggernometry’ (2003). Fredro no estaba nada contento con las ventas: “Queríamos vender diez millones de copias […] así que nos dijimos que hasta que no nos hagamos ricos, moriremos intentándolo”. Parecía que el grupo había caído en un injusto olvido, y la cuestión es que Sticky se quejaba por no ser nombrados en el porgrama de tributos “Hip Hop Honors” de la cadena VH1. “Veo a 50 Cent, pero yo empecé ese mierda [en alusión a su primera participación en un disco para una major, que fue en el tema “React”, de ‘Shut ‘Em Down’]. Veo a Method Man, yo empecé esa mierda. Veo a Busta y que yo empecé esa mierda. La gente actúa como si no lo supiera”. Prácticamente lo único que se supo del trío por entonces fue su beef con un desagradecido 50 Cent. Seguro que eso fue lo que llevó al grupo a poner en marcha una serie de referencias retrospectivas, destinadas a descubrir a las nuevas generaciones sus logros de los 90.

Para empezar, llegó el DVD ’15 Years Of Videos, History And Violence’ (que ofrece justo lo que promete el título, además de una hora de interesantísimo documental), seguido del recopilatorio de temas inéditos de los 90 ‘Cold Case Files: Murder Investigation’, que fue posible gracias a que Whosane, hermano de Fredro, conservaba todos los temas no editados de Onyx en diversas casettes y cintas DAT. En 2009 presentó, exclusivamente en formado digital, un segundo DVD, ‘Live Overseas’, que documenta su gira mundial del año anterior (Fredro: “Cuando vas a Europa, es como volver a los 90. Ves graffiti por todas partes, niños bailando break en los conciertos”). También participaron en el documental ‘Two Turntables and a Mic’, un homenaje a Jam Master Jay dirigido por su primo Fonz, y Sticky incluso dirigió una peli, ‘A Day In The Life’, con los diálogos enteramente rapeados. En fin, que hay Onyx para rato (como prueba su reciente visita a nuestro país), y en las formas más inesperadas, como anuncia Sonee: “Deberíamos meter la energía de Onyx en una botella y vender bebidas energéticas”.

DISCOGRAFÍA SELECCIONADA

BACDAFUCUP (DEF JAM RECORDINGS, 1993)

BACDAFUCUP

Cuatro MC’s convertidos en hienas que luchan por lo que necesitan para sobrevivir: minutos delante del micrófono para rapearle al mundo lo enfadados que están con el sistema. Eso es lo que se escucha en el debut de Onyx, uno de los discos más influyentes de los 90. Rap agresivo y hostil, que habla de violencia y sexo, sumado a una producción cruda como el pescado japonés que, además, hizo su mella en la fusión de rap y rock que sería tan popular en lo sucesivo. Imprescindible. Y ojo, que con esta opera prima ganaron El Premio Soul Train al mejor disco de rap, superando a ‘The Chronic’ de Dr. Dre.

ALL WE GOT IZ US (DEF JAM RECORDINGS, 1995)

allwegotizus

No tuvo tanto éxito y la crítica no lo trató tan bien como su debut, pero el segundo álbum de Onyx es uno de los preferidos de sus seguidores y, en el 2008, la revista Vibe lo consideró el disco mejor producido de 1995 y uno de los veinte imprescindibles para los amantes del hip hop. Es una descarga de energía por la que no pasa el tiempo y evidencia el crecimiento de los MC’s como letristas.

BACDAFUCUP PART II (KOCH RECORDS, 2002)

Backdafucup_part_II

En vista de que sus mejores tiempos quedaban lejos, Onyx trató de volver a empezar con una secuela de su alabado debut. Pero claro, segundas partes nunca fueron buenas, y esta no es una excepción. Incluso propone un refrito de su mayor hit, “Slam”, con “Slam Harder”, pero no alcanza el brillo de sus primeros años. Fallida secuela que, no obstante, merece la pena revisar.

COLD CASE FILES: MURDER INVESTIGATION (ICEMAN MUSIC GROUP, 2008)

cold case files

Para calmar la impaciencia de sus seguidores, que esperaban el sexto álbum, Onyx decidió rebuscar en sus archivos y recuperar temas inéditos grabados en los 90 y guardados en diversos casettes y cintas DAT. Esto equivale a descubrir excelentes piezas al estilo del rap agresivo que causó sensación en la primera mitad de los 90, pero también otras un tanto flojas que se quedaron en un cajón por algo. Irregular, pero curioso.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar