Más allá de las batallas

Reportajes | | |Sin comentarios |

0001

El freestyle goza de buena salud. Gracias a competiciones como Red Bull Batalla de los Gallos y la promoción que el entorno digital y las redes sociales permiten, las batallas tienen un pública cada vez más amplio. Incluso algunos medios generalistas y de gran relevancia se han hecho eco de estas competiciones, algo impensable hace tan solo unos años.

La trayectoria es claramente ascendente, como refleja la creciente cantidad de eventos en la que el freestyle -antes acompañamiento- se configura como plato principal. Empezando en las batallas, nombres como el de Arkano, Chuty o Piezas se han hecho un hueco en el panorama, incluso más allá de nuestras fronteras.

Sin embargo, y a día de hoy, es prácticamente imposible poder vivir del freestyle. Es por ello que la mayoria de los «gallos» escribe, graban y producen sus propios temas y maquetas, labrando una carrera que algún día les permita vivir de aquello que aman: la música.

Pero la realidad es que, salvo algunas excepciones, la difusión y el recorrido no son tan amplios como su calidad en ocasiones merece. En los últimos tiempos, y por fortuna, esta afirmación va perdiendo validez.

Honrosas excepciones

Si se piensa en artistas reconocidos en el panorama hip-hop nacional que hayan pasado por las batallas de gallos, dos nombres vienen rápidamente a la cabeza: Zatu y Rayden.

El primero de ellos es una rareza en este sentido, pues se trata de un MC reconocido antes de su paso por los gallos. Cuando se convirtió en el primer campeón nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos en 2005, el sevillano llevaba ya más de una década entre las principales figuras del rap nacional, género del que es pionero en nuestro país. Hoy, más de dos décadas después de su primer trabajo, Saturnino Rey es sin duda historia del rap español.

zatu

Algo diferente es el caso de Rayden. La trayectoria del madrileño comenzó con el cambio de siglo, cuando en 2001 conformó el colectivo Assamitas, posteriormente renombrado como A3Bandas. Varios trabajos después y con cierto reconocimiento por parte del público, Rayden se proclamó campeón nacional e internacional de la Red Bull en 2006, competición a la que volvería en la edición especial de 2009.

Un año después, convertido en uno de los mejores freestylers de todos los tiempos, Rayden comenzó su carrera en solitario, con «Estaba Escrito»el primero de sus tres álbumes. Seis años después, el de Alcalá de Henares es uno de los artistas más reconocidos en la escena actual.

Rayden ha conseguido algo tan difícil como «romper las barreras del género», con cierta notoriedad fuera del rap. Lo curioso de este caso, es que sus seguidores más recientes, muchos de ellos alejados del rap, desconocen el paso del madrileño por las batallas de gallos.

A caballo entre los anteriores y aquellos freestylers que aún luchan por hacerse un hueco se encuentra Piezas. Considerado por muchos como el mejor gallo de todos los tiempos, los trabajos del murciano fuera de las batallas han alcanzado una notoriedad nada desdeñable.

«Melancholia»su último disco junto a Jayder, supone un claro punto de inflexión en la carrera del murciano. El álbum es fruto de un trabajo mucho más cuidado, aportándole un carácter más profesional en relación a las maquetas anteriores. El éxito ha sido tal que desde febrero, Piezas y Jayder han visitado todos los rincones de España con su «Melancholia Tour». 

Del campeonato al estudio

Sacar una maqueta o disco después de proclamarse campeón de la Red Bull Batalla de los Gallos es una tendencia en los últimos tiempos. El campeonato se antoja como una especie de trampolín que no todos saben aprovechar.

Arkano fue el primero en inaugurar esta corriente. Tras proclamarse campeón nacional en 2009 con tan solo 15 años, el alicantino publicó en 2010 su primera maqueta,«Clase preferente», compuesta por 14 temas junto al también freestyler Jonko, en los que los temas personales se intercalan con la crítica social. Después de otras dos maquetas en solitario, Arkano y Jonko volvieron a juntarse en 2013 para dar a luz a «La voz de la sospecha», cuya repercusión fue algo menor.

Bicampeón nacional y campeón internacional en 2015, Arkano se convirtió en uno de los iconos del freestyle. Actualmente es colaborador habitual del exitoso programa de radio «Yu, no te pierdas nada», un puesto que le está permitiendo difundir el freestyle en entornos a priori ajenos a él.

Menos repercusión fuera de las batallas ha tenido Chuty. Unos meses después de proclamarse campeón en 2013, el madrileño sacó su primera y única maqueta, bajo el nombre de «Km 0». Destaca también «Tarde o temprano» el tema que Chuty sacó junto a Khan en 2015.

Invert, campeón nacional e internacional en 2014, ha sido el último en sumarse a la «fiebre del disco». Unos meses después de su victoria, el vasco lanzó su primer álbum, llamado «Abran paso». Un año después, y a modo de autohomenaje, Invert publicó «Abraza tus sueños»un trabajo compuesto por cuatro temas cargados de frases y referencias a su triunfo en la Red Bull. Uno de los temas, «Grito de Guerra», cuenta con la colaboración de Mowlihawk, otro de los gallos más famosos.

Invert, Mowlihawk

La nueva generación pide paso

El tiempo todo lo cambia, y el rap no es ajeno a ello. En una sociedad en la que la imagen lo es todo, y las redes sociales marcan el día a día, el rap avanza hacia nuevos sonidos y tendencias a los que los gallos de la llamada «nueva generación» se han tenido que adaptar.

Dani y Blon, dos de las figuras más reconocidas del freestyle nacional, son un buen ejemplo de ello. Con estilos muy diferentes, ambos están abriéndose hueco en la escena con temas muy cuidados, tanto en el audio como en los vídeos que suelen acompañarlos. El flow de Dani y la profundidad de las letras de Blon encajan a la perfección.

En cuanto a sus trabajos en solitario, la discografía de Blon se compone de una maqueta – «Cierra al salir» (2012)– y varios singles. El contenido e ingenio presente en sus letras, al igual que en las batallas, son sus señas de identidad.

Dani, «rey del flow» en los gallos, ha dado un giro en su carrera, acercándose más a los sonidos trap que poco a poco se apoderan del panorama. Poco tienen que ver estos temas con sus primeros trabajos allá por 2006.

Corren buenos tiempos para los freestylers. La creciente repercusión de las batallas y las posibilidades ofrecidas por la sociedad digital son motivos más que suficientes para luchar por el sueño que todos comparten: vivir de la música.

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar