Henry Chalfant. «Testigo de excepción»

Entrevistas | | |Sin comentarios |

Estuvimos con Henry Chalfant, historiador por excelencia del graffiti. Algunas de sus obras como “Style Wars”, “Subway Art” o “Spray Can Art” son imprescindibles en el arte urbano. En Madrid se le ha hecho un merecidísimo homenaje, una expo comisariada por otro notable, Suso33.

Entrevista por Paula Pérez. Fotos por Selector Marx y Jeosm. Entrevista extraída del número 77 de la revista Hip Hop Life.

UNA VIDA DEDICADA

HIP HOP LIFE: Supongo que eres consciente de que, gracias a tu labor, hay toda una generación de escritores de graffiti que quizá no hubieran empezado a pintar si no hubieran visto tu trabajo. En España empezamos más tarde, en 1984-85, solo bailábamos break, nadie pintaba. Cuando salió tu reportaje en televisión conectamos y muchos pensamos “hay que hacer esto del graffiti”. De alguna manera eres el responsable de todo el graffiti que surge en Europa a partir de los ochenta. ¿Qué se siente ante estas afirmaciones?

HENRY CHALFANT: Cuando vinea España con Tony Silver, creo que emitieron “Style Wars” en la televisión, eso fue en 1986. También es verdad que cuando vine con el segundo libro, “Spray Can Art”, no encontré graffiti. Bueno, encontraba, pero muy poco. Supongo que había más en los barrios, en las afueras de la ciudad. Ahora estoy muy emocionado de estar aquí, con esta exhibición porque es la más grande que han hecho en mi vida. Todo el mundo me pregunta “¿sí? ¿De verdad es la más grande?”. Y sí, lo es. He formado parte de otras exposiciones, pero eran en grupo, no como estaque es solo por mi trabajo.

Estoy muy emocionado y muy agradecido a Suso33 por su inspiración e idea de invitarme a este espacio. Trabajar con ellos en el Centro de Arte Tomás y Valiente ha sido maravilloso, como el apoyo que nos dieron también el Ayuntamiento, claro, que nos han apoyado mucho esta exhibición. Me emociona ver en un solo sitio todos los trenes. Hay 500 de mis trenes, yo tengo 800 fotografiados, pero en estas paredes ya hay 500. La idea de hacer unos trenes a tamaño 1:1 fue genial, salieron muy bien. Vine en verano con los negativos para hacerlos a tamaño real y lo hicieron aquí en Fuenlabrada. E hicieron un trabajo muy bueno.

Me emociona también y estoy muy feliz de ver expuestas casi 300 de mis fotos antropológicas. Había tomado fotos entonces, estaba obsesionado con fotografiar trenes, pero mientras tanto también iba haciendo fotos de los chicos que pintaban, de sus amigos que eran DJ’s o breakdancers, los Rocksteady… Gracias a los grafiteros descubrimos a los Rocksteady. Nadie de los artistas de Downtown habíamos visto a breakdancers, y yo, por mis amigos del graffiti, encontramos todo ese mundo más amplio.

HHL: Cuéntanos un poco tu experiencia, primero como escultor en Barcelona en los años 70 y luego cómo vuelves de ahí a la ciudad, ves los trenes pintados y te dices “tengo que hacer esto, tengo que fotografiar esto”.

HCH: Yo quería ser escultor. Cuando era un adolescente mi obsesión eran los coches: restaurar coches viejos, modificarlos para que fueran más rápidos. Tuve un Ford del 36 y le puse un motor más grande, cuanto más ruido hiciera, mejor. Era mi rebelión. Era como los artistas con su rebelión,  como los escritores, que aprendieron a hacer bien el trabajo, a trabajar mucho. Yo hice lo mismo con el coche, con la modificación tuvimos que hacer cambios en la carrocería, eso fue como una escultura. Fue mi experiencia fuera de la ley, como los grafiteros. Porque con mis amigos, con los coches modificados hicimos carreras en las calles.

Entonces vivía fuera de Pittsburg, en una zona de campo, había carreteras y ahí hacíamos carreras. La policía nos conocía a todos y nos decía “¡es peligroso!”, pero nunca nos pasó nada grave. Gracias a esa experiencia, años más tarde, me sentí identificado con los grafiteros. Después, en la universidad, tras estudiar literatura griega, quise volver a hacer algo con mis manos. Había pasado un verano en Grecia y me encantó la escultura griega. Quería trabajar con un escultor, no ir a más escuelas y un amigo en Pittsburg me dijo que conocía a alguien en Barcelona, que era la ciudad más interesante en arte en ese momento de toda Europa.

Era el año 1968, todavía durante el régimen de Franco, pero ya había muchos artistas, pintores y escultores muy interesantes aquí. Un galerista me presentó a un artista que trabajaba la madera y estuve trabajando durante un año con él. Aprendí todo lo que sé sobre materiales y herramientas, sobre cómo tallar madera. Después empecé a tallar piedra. Cuando volví a Nueva York en 1973, seguí trabajando en la escultura y fue cuando descubrí el graffiti. Algunos años después empecé a hacer fotos.

HISTORIA VIVA

HHL: ¿Cómo es ese momento en el que empiezas a formar parte del mundo de los escritores de graffiti? Eras como un padre, un hermano mayor, porque tú hacías bien las fotos, los chavales no hacían bien las fotos, y al final confiaban en ti porque eras quien les iba salvando el material.

HCH: Cuando yo conocí a escritores la primera vez, ya tenía conmigo algunas fotos. Eran fotos de esos mismos escritores que se quedaron impresionados. Yo les abría las puertas de mi estudio para que pudieran venir a ver sus obras en carpetas que yo tenía. La fama se extendió por todo Nueva York, mucha gente vino a verlas. Fue el destino, primero en Nueva York y después a nivel mundial. Los escritores de Europa, los que venían a la meca del graffiti siempre pasaban por mi estudio. Así fue como conocí a todo el mundo.

HHL: Para ti, ¿quién realmente fue el primero? No sé si Cornbread o si ha habido nuevas investigaciones…

HCH: Se dice que fue Cornbread. ¿Puede serun mito? Yo no lo sé (risas). Mejor preguntar a Blade, que en el 72 ya estaba en el mundo del graffiti.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar