Humildad. Por Costello

Reportajes | | |Sin comentarios |

Resulta curioso tratar el tema de la humildad dentro de la música y más en concreto en un género como el nuestro, en el que todos resaltamos el ego humano con nuestra chulería, sin la que no concebiría mi música a título personal. Pero dicho término es el que te permite escuchar a otros valorando la profesionalidad, trabajo, empeño y esfuerzo más allá de que te guste o te deje de gustar lo que este haga. La humildad la veo como una virtud, emoción y sentimiento con el que más de uno puede jugar, desde que el que está más arriba cambia esa palabra por novato, tonto y demás calificativos, a cual peor. Tenemos nuestras penas, nuestras glorias… OK, pero lo que de verdad nos hace más grandes es esta cuestión, y tener a los tuyos siempre de tu lado, a los que de verdad están cuando tienen que estar. Más que nada porque los otros ya estarán cuando de verdad les interese.
Todos los que han dicho que no sirves para eso, “fulanito lo intentó y mira dónde se quedó”, o “yo por intentarlo mira lo que me pasó”… se quedan simplemente en “robasueños”, gente que pagan su frustración con el otro. Que vendría siendo el contrario de los que juegan con dicha humildad y se pasan al bando de los “vendesueños”, que son aquellos que con sólo ver tu potencial se les pone la sonrisa y te venden el mundo y a su propia madre asegurándote y prometiéndote de todo; y se quedan simplemente en eso: castillos en las nubes que nunca pueden respaldar. Normalmente ellos mismos fueron, al igual que los “robasueños”, personajes frustrados y se quedan hasta que se les acaba la historieta y la propia fama que se han echado ya habla por sí mismos. La clave es nunca desvanecer esos sueños, esforzándose, y según vayamos pasando etapas y subiendo escalones ir de la mano con nuestro presente y sabiendo que según consigues logros lo valorarás más debido a que te has visto sin uno en el bolsillo y pasando las mil y una; o simplemente que en tu seno familiar nunca has tenido nada de lo que en ese momento estás consiguiendo y hacer partícipes a los que han estado en esos momentos de off contigo.
Para ir a coger dichos sueños primero hay que aceptar lo que uno tiene, lo que uno es y quiere ser, y saber que los fracasos serán eso: simplemente otro paso en esta carrera de fondo. Y cuando los tuyos, los más cercanos, y tú mismo, no veáis dichos fracasos, es porque estás o bien dando vueltas o directamente que no estás avanzando sobre ellos. Todos sabemos que sin sacrificio no tenemos ni camino ni meta, y otras veces el éxito es simplemente seguir avanzando.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar