LOS APESTADOS DE EUROPA

Reportajes | | |Sin comentarios |

foto articulo principal_opt

Texto por Jaime Valero
Fotos Archivo

Schoolboy Q fue la gota que colmó el vaso. Anunció su gira europea en la que visitaría Alemania, Francia, UK, Suiza, Finlandia, Bélgica, Italia, Dinamarca… pero no España. Siempre lo mismo: los guiris, sobre todo aquellos nuevos talentos que están haciendo ruido desde los States, nos hacen un quiebro y parece que nunca podremos verlos sobre un escenario de nuestro país.

El suyo no es el único ejemplo. Aún tengo en mente aquel número de la revista Juice que me agencié durante un viaje por Alemania. Entre otras cosas, venía anunciado un festival que se celebraba en la ciudad suiza de Frauenfeld, próxima a la frontera alemana. ¿Y quién actuaba? Pues nada menos que Drake, 50 Cent, Nas, Sean Paul, Wiz Khalifa, J. Cole, Sexion D’Assaut, Rick Ross, Yelawolf, A$ap Rocky, Lords of the Underground, Dilated Peoples, Mac Miller, DJ Premier… es decir, todo el putísimo mundo, porque la lista se extendía durante muchos más nombres. Ni en los mejores tiempos del Cultura Urbana, el Zaragoza Ciudad o el Viñarock habríamos podido soñar con tener un festival de este calibre. Por supuesto, en este sentido no podemos pasar por alto el factor geográfico. Teniendo en cuenta que Suiza hace frontera con Francia, Alemania, Austria e Italia, y que otros países como Bélgica y Holanda tampoco pillan excesivamente lejos, cabe pensar que los promotores de un evento como este pueden contar con una asistencia de público a nivel internacional que les asegure que al final les salgan las cuentas. España, por su posición, casi descolgada del continente, resulta a priori un lugar menos óptimo para esta clase de experimentos. Aunque eso sí, tenemos el ejemplo del Rototom, que atrae a aficionados de toda Europa y gracias a ello cuenta con una de las mejores (si no la mejor) ofertas de reggae a nivel internacional. ¿Por qué no puede ocurrir lo mismo con el rap?
Dejemos ahora a un lado los festivales de alto alcance y vayamos a propuestas, en principio, más asequibles. ¿Qué ocurre con los artistas yanquis que vienen a actuar a una sala? Pues que, en los últimos años, cuesta mucho que funcionen. En mi caso, los ejemplos más cercanos son los MC’s que han visitado Madrid en los últimos tiempos. Me vienen a la cabeza conciertos con muy baja asistencia como fueron los de Edo G, Slaughterhouse y Rakim. Este último tuvo un aforo respetable, pero hablando tras el concierto con lo promotores comprobamos que no había sido suficiente para cubrir los gastos. Ante este panorama, y con la situación económica que tenemos en el país, ¿qué promotor en su sano juicio se va a jugar los garbanzos por traernos a algún MC norteamericano, ya sea un veterano o una nueva promesa? Siempre se ha criticado mucho a los promotores españoles alegando que no arriesgan o incluso que no tienen la suficiente cultura musical. En algunos casos será cierto, qué duda cabe, pero si cuando uno se decide a apostar el público no responde, apaga y vámonos. Por mucho que nos empeñemos, la evidencia es que ni el revival ni la vanguardia parecen funcionar entre el público español. Bastante cuesta ya, de hecho, que un artista o grupo nacional consiga una asistencia en salas suficiente como para mantener en pie una gira. Es la pescadilla que se muerde la cola: si el público no responde, no hay oferta; y si no hay oferta, el público se queda sin conocer muchas propuestas musicales que con el tiempo podrían ayudar a mejorar su cultura musical. No existen las soluciones sencillas, y menos aún, unilaterales. Sin embargo, creo que es el público quien debería dar el primer paso, demandando a aquellos artistas extranjeros a los que querría ver en nuestro país. Cada vez hay más medios a nuestro alcance: las redes sociales, los medios de comunicación, los formularios de contacto de las promotoras… El proceso sería lento, pero si empieza a notarse un interés más mayoritario por los artistas que vienen de fuera, cada vez habrá más promotores dispuestos a arriesgar. Por supuesto, después habría que levantarse del sillón, acudir al concierto y no limitarse a celebrar por Twitter que Schoolboy Q, o Mac Miller, o Roc Marciano, o Rick Ross, van a venir a nuestro país.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar