Mr. Bichor. Llevando la antorcha

Como deudor de aquella escuela del hardcore hip hop de los 90 y primeros dosmiles, Mr. Bichor se ha propuesto además, coger el testigo de sus antecesores, de manera que su legado permanezca en estos tiempos heterogéneos y cifrados.

Por EPH & HHL Team. Fotos archivo

HIJO DE LA MAGIA

HIP HOP LIFE: En los pasados meses has puesto en circulación un par de videoclips, “I Am Albatroz” y “Libertad verbal”. Pero poco más sabemos de Mr. Bichor…

MR. BICHOR: Mr. BichoR es un soñador, un loco amante de la lírica que pretende aportar su granito de arena a la cultura rap. Un perdedor que no para de levantarse para seguir luchando. Su mejor cualidad es que siempre sigue adelante. Viene de muchas influencias distintas, ha tenido muchos enfoques de realidad, nunca ha parado quieto en un lugar, dada la inestabilidad familiar nunca dejó de mudarse por todo el país desde pequeñito. Para resumir, nací en el barrio de Legazpi y he terminado ya estable en Brunete, con muchos problemas de adaptación y para hacer amigos dada esta situación. Lo cual me llevó en mi adolescencia a refugiarme en la música rap. Para mí fue como un amigo, un doctor con el cual me sentí identificado desde el minuto uno y encontré una forma de expresarme.

Empecé a escribir a los catorce años, letras torpes y malas métricas. Pero lo importante era el mundo que se abría ante mí con mil posibilidades nuevas y experiencias que me han permitido mejorar y perfeccionar.

Unos años después, allá por 2005, me junté con un colega que quería ser productor, Dr. Gau. Alquilamos un local en el poblado gitano marroquí de la “Finca del Lore” en Boadilla del Monte y montamos un pequeño y básico estudio de grabación. Nada más montarlo, se unió al equipo un gran amigo, Mr. Vinchenso, un MC con gran talento al que desgraciadamente no ha podido sacar partido por problemas médicos, desde aquí te envío un abrazo hermano. Con este equipo cerrado, trabajamos tres años y teníamos terminado una maqueta de unos 10 temas, que no pudo salir a la luz como merecía, ya que florecieron problemas de compromiso con el productor y de salud ya comentados. El proyecto se derrumbó.

Me enfadé con el rap y con el mundo. Dejé de escuchar música durante muchos años, ni siquiera ponía la radio en el coche, algo se rompió dentro de mí. Hasta que, en de 2016, la cabra volvió a tirar al monte y retomé la escritura hasta que, a finales de 2018 con toda mi energía me presenté en el estudio de Sr. Tcee y le puse mi proyecto encima de la mesa. Me acogió con los brazos abiertos, me sentí realmente cómodo y lo más importante con un compromiso brutal que es lo que más valoro.

¿A dónde voy a partir de aquí? Pues voy a trabajar simplemente y a exponer mi música. El resto vendrá solo, si tiene que venir algo y si el rap me quiere acoger entre los artistas que viven de él genial. Si no adquiero ese reconocimiento, simplemente sumaré mi trabajo a la historia del rap en español, que es más que un honor.

HHL: A juzgar por los artistas de los que te rodeas (a saber: Sr. Tcee -VKR- en “Libertad verbal” y DJ Est – Crew Cuervos-), cabe pensar que Mr. Bichor es un deudor del hardcore rap y que te manejas como pez en esas aguas. ¿Por qué esa tendencia, de dónde nace la predilección por esos sonidos? ¿Qué artistas, álbumes, canciones (nacionales e internacionales) … han forjado tu orientación creativa?

MRB: Siempre he sido un tío rudo y me han flipado los sonidos contundentes y marcados para paladares maduros. Mi influencia es de rap nacional mayoritariamente. Empecé escuchando 7 Notas 7 Colores con su Hecho es simple, el mejor tema de este LP es “Mala gente”, colaboración con Supernafamacho y Kamikaze. Continué con Doble V, Ari, Picolo, Frank T, CPV, Nach, Zenit, VKR, Dogma Crew, etc. En general eran cintas y CDs que intercambiábamos entre amigos. Si tengo que destacar temas o álbumes entre estos artistas, me quedo con “Suelo soñar” (Zenit, Ari, Fran), “Así me expreso” (Picolo), “El y ella” (Arma Blanca) y “Por honor” ( Mr. Rango). En general he sido amamantado de los productos que sacó a la luz Zona Bruta.

También he escuchado artistas de EEUU y del sur de América, pero he sido un gran amante del rap nacional y se nota en mi estilo claramente.

HHL: Tu respeto por la vieja escuela también es algo palpable, salta a la vista y al oído. ¿Cómo recuerdas esos días? ¿Qué hemos perdido en el hip hop actual de esos tiempos y, por contra, qué hemos ganado? ¿Y la balanza cómo queda? ¿Merecen la pena estos tiempos, todos esos sonidos y actitudes?

MRB: Eran días con una magia especial, personalmente se sentían las cosas de otra manera. Cuando te cruzabas con alguien que vestía ancho sabías que era un rapper real y que escuchaba rap (solamente porque te la jugabas vistiendo así, dada la multitud de extremistas de derechas que había por Madrid sueltos en esa época) por supuesto te parabas a hablar e intercambiar experiencias. Era todo novedoso a pesar de ya tener el terreno “allanado” por generaciones anteriores, aún estaba en desarrollo y expansión.

El hip hop no ha perdido, el hip hop ha ganado, ha triunfado y lo ha hecho de tal manera que los monstruos comerciales y las discográficas están como lobos alimentándose del pastel descubierto. El problema es que se ha tendido como es natural para la industria del dinero, a transformarse en un circo en el que solo importa el comercializar y hacer cash. Por culpa de esto, se está sometiendo al género a una malformación que genera lo contrario a sus raíces y lo están degenerando en un mundo de malas letras y contenido, con un maquillaje irreal que vende cara al consumidor de otros géneros comerciales. Un consumidor con un interés cultural muy pobre.

La balanza, gracias a Dios, se está equilibrando. Han salido a la luz artistas que respetan el género y que están disfrutando de éxito, lo cual es una gran noticia. Y mientras haya raperos como yo, triunfen o no, si siguen manteniendo al pie del cañón un estilo de culto y trabajado, aunque sea underground, el rap en español seguirá vivo en su esencia. Por eso es por lo que se lucha, por mantener vivo lo que amamos.

Merece la pena seguir luchando y seguir haciendo música. En cuanto a los estilos modernos y sus actitudes, a los que les debe de merecer la pena es a quien lo realiza y no estoy en ese saco para juzgarlo de primera mano.

SIEMPRE DISPUESTO

 HHL: Si pudieras volver atrás en el tiempo, ¿cuál sería ese álbum de hip hop nacional que te gustaría haber creado? ¿Y si hablamos de temas, ¿cuál sería ese rap que te habría gustado que fuese firmado por Mr. Bichor para la posteridad?

MRB: La verdad es que es una pregunta que nunca me había planteado en cuanto a álbumes y en cuanto a canciones, hay tantas que me flipan que no me atrevo a elegir una. Pero si te puedo decir que admiro muchísimo al maestro Lírico y que me gustaría haber trabajado con él. Y por otro lado, haber triunfado como el maestro Kase O.

HHL: En unos tiempos como los que vivimos, en los que la variedad y la homogeneidad son la “nueva normalidad”, ¿cómo se entiende la propuesta de Mr. Bichor? ¿Te encuentras cómodo en este puzzle que es el actual panorama urbano? ¿Sientes que hay espacio para tu música o ese hardcore rap de antaño hoy en día es más underground y denostado que nunca?

MRB: Mi propuesta no sé si se va a llegar a entender en estos tiempos que corren, pero me encuentro muy cómodo donde estoy y pienso seguir trabajando. Espacio siempre hay, siempre que alguien esté dispuesto a escuchar, aunque no sea el momento de España el rap sigue vivo.

HHL: ¿Cuáles son tus próximos movimientos? ¿Seguirás liberando temas de manera periódica o podemos esperar un trabajo más compacto en el futuro?

MRB: Realmente ya tengo un trabajo compacto grabado, pero mi decisión ha sido la de sacarlo en pequeñas dosis. Para ir familiarizando al oyente con un “Nuevo artista” al realmente ser, a día de hoy, un don nadie en este mundo. Pero vamos, este año y hasta mediados de 2021 por lo menos va a ser un ciclo constante de publicaciones de Mr. BichoR, en el que espero muchos cambios.

HHL: En tu más reciente clip, “Coherencias” dices en el estribillo “soy un esclavo de mi ignorancia, ojalá pudiese ver el mundo con transparencia, encontrar la solución de la incoherencia de nuestra existencia”. Algo que también parece sonar con cierta resignación y me anima a preguntarte, ¿de qué vive tu vida interior? ¿Qué le mueve a Mr. Bichor ante una realidad tan asignada?

MRB: Unas preguntas muy profundas… Mi vida interior vive de sueños, esperanzas y una lucha entre el bien y el mal (risas). Soy una persona que piensa mucho y de más muchas veces, por esa incesante busca de un equilibrio, tal vez no cese nunca porque no paro de auto cuestionarme e intentar mejorar internamente. Pienso que todos podemos optar a ser más, vivir mejor entre nosotros y con el entorno que nos rodea. Pensando siempre en el futuro y oportunidades que dejamos a los que habitan este planeta o vienen detrás, y eso es una prioridad que la sociedad debería plantearse por encima de la rueda de los incesantes intereses del sistema en que vivimos, en que un solo individuo realmente no sabe ni quién es ni a dónde va realmente. Fuera del croma que tenemos delante, hay una realidad mucho más cruel y bella, pero necesaria de ver para poder optar a ser realmente libres. Esta cuestión es filosofía sin fin.

HHL: Mirando tus redes sociales supimos que, en plena pandemia, viajaste a Colombia a impartir unos talleres. ¿Cómo surgió la iniciativa? ¿Qué tal la experiencia?

MRB: El viaje ha sido más amplio, tanto profesional como espiritualmente. Ha surgido porque se juntaron 2 iniciativas todas por parte de MC’s de la vieja guardia de la zona cafetera de Colombia, en concreto, la Escuela de Música de la Barriada de Barranco 3 proyecto de León Mensajero, un proyecto que pretende alejar a los niños de las influencias de la calle, las bandas, el trabajo abusivo y demás situaciones que son cultura en esos lugares, dándoles a través de la música una opción con la que soñar fuera de ese ámbito. Son niños trabajadores y voluntariosos que, sin pensarlo 2 veces, se ofrecen a ayudar para sacar el sueño de tener su propia escuela adelante. Respetan y atienden a lo que pretendes transmitirles en clase y es un placer haber tenido la oportunidad de participar con un granito de arena en este proyecto. Pero el logro no es mío es de la gente que trabaja día a día en esa escuela.

Por otro lado la iniciativa de viajar surgió también por la conexión con dos grandes, César Ceballos y Sre. Cartel, con los cuales he compartido vivencias y un proyecto musical del que habrá noticias pronto, al igual que otro trabajo que surgió con otro old school de la zona y una joven promesa.

La experiencia ha sido enriquecedora en todos los sentidos. Espiritualmente, ha traído visiones diferentes y ganas de aportar a quien desea aprender. Profesionalmente ha abierto puertas en proyectos futuros como son oportunidades en festivales. Y muy a mi pesar, por obligaciones en nuestro país he tenido que rechazar 2 conciertos, uno en Pereira y otro en Santa Rosa y la oportunidad de un papel en una película a escala nacional sobre el rap en Colombia.

Deja una respuesta

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar